Qué precioso partido nos robó el calendario. En lugar de ser un choque vibrante como lo fue en su día el Portugal-España, el duelo entre Inglaterra y Bélgica ha sido un infumable despropósito a cargo de ambos bandos, claramente inclinados hacia clasificarse como segundos del grupo G, tal como se anunciaba en las horas previas. Finalmente, el golazo de Adnan Januzaj en la segunda mitad provocó la fiesta de las tropas británicas, en una triste revelación de lo que fue el cierre de la fase de grupos de este Mundial 2018. 

Gareth Southgate y Roberto Martínez no engañaron a nadie. Ya clasificados para octavos, los seleccionadores optaron por sendos onces repletos de cambios con respecto a los encuentros anteriores. Ni rastro de Harry Kane o Eden Hazard. La sospecha se palpaba en el ambiente, aunque Mousa Dembele estuvo cerca de abrir el marcador pero Gary Cahill salvó el tanto en la misma línea de gol. Esa ocasión fue de lo poco destacable de un primer acto infame, del que todos los protagonistas se marcharon hacia vestuarios entre silbidos… 

En esos momentos, Inglaterra era primera de grupo gracias al mayor número de amarillas para los belgas, con periodistas británicos incluso animando a sus jugadores a ser tarjeteados (en broma o no). No les hizo falta, porque Januzaj se sacó de la chistera una acción sensacional, en la que destrozó la cintura de Danny Rose y superó a Jordan Pickford con un gran disparo. Una obra de arte que, muy probablemente, fue celebrado con más entusiasmo por los seguidores de lo Three Lions. 

Pocos jugadores ingleses buscaron disimular a partir de ahí, como el lateral Alexander-Arnold y el medio Loftus-Cheek. Jamie Vardy, poco activo, dejó aún así a Marcus Rashford solo ante Thibaut Courtois pero el meta belga despejó con la yema de sus dedos. Con el encuentro a punto de finalizar, Dries Mertens y Marouane Fellaini estuvieron cerca del 0-2 pero se toparon con Pickford y el lateral de la red, respectivamente. Uno sabe que el choque fue lo que fue cuando Michy Batshuayi se convierte en TT por su particular aportación al gol de su país

Así pues, ingleses y belgas completaron el cuadro de octavos de final. Los Red Devils se van a la hipotética zona dura, midiéndose primero a Japón pero esperando una posible cita con Brasil en cuartos. Por su parte, los británicos se batirán con Colombia y de superar a los cafeteros, esperarían al vencedor del Suecia-Suiza para los cuartos. Llega la hora de la verdad al Mundial de Rusia. 

No Hay Más Artículos