Solo restan ocho partidos. El Mundial de Rusia 2018 se acerca a su última semana y los aficionados y aficionadas comienzan a añorar los maratones futbolísticos de la primera quincena de torneo. Pero conforme disminuye la frecuencia de los partidos, también aumenta el nivel de interés. La ronda de cuartos de final es el testimonio de la escabechina precedente. Aun hoy sorprende la ausencia de escuadras favoritas al título como Alemania, España o Argentina (en orden de lo decepcionante de su eliminación), pero a cambio existe la oportunidad de animar a tres supervivientes sorprendentes, Suecia, Croacia y Rusia. Estas dos últimas, junto con Inglaterra, tuvieron que sobreponerse a la agonía de una tanda de penaltis para prosperar en el torneo. Su premio es que se enfrentan entre ellas mientras las principales aspirantes se eliminarán mutuamente en la parte alta del cuadro. La Copa del Mundo puede aún disfrutar de una final inédita. Estos que siguen son los emparejamientos de los ocho equipos, seis europeos y dos americanos, que sueñan con llegar a la gran cita de Moscú: 

UruguayFrancia. Viernes, 6 de julio (17:00, hora local), Estadio de Nizhni Nóvgorod. El sacrificio colectivo frente a la gran aparición individual del torneo. Kylian Mbappé, autor de un partido de leyenda en octavos frente a la Argentina de Leo Messi, medirá la resistencia espartana de los charrúas, un bloque que no regatea el sudor que empapa sus ceñidísimas camisetas celestes. La zaga comandada por Godín y Giménez ha estado casi perfecta en el torneo, pero en la vanguardia Luis Suárez puede echar de menos a Edinson Cavani, duda hasta el último instante con un edema en el gemelo. Francia ha ido de menos a más, y el crecimiento de Paul Pogba, junto a la profundidad de su banquillo y su poderío físico, la convierte en una de las principales candidatas al triunfo final. 

BrasilBélgica. Viernes, 6 de julio (21:00, hora local), Kazán Arena. El partido que todo el mundo quería ver, el plato estrella del menú mundialista. La gran favorita, Brasil, se medirá con un combinado repleto de talento y que quiere de una vez mostrarse a la altura de las expectativas. La verdeamarela ha avanzado con más apuros y menos brillo de lo esperado, pero el seleccionador Tite la ha dotado de una solvencia que la hace temible. Coutinho sostuvo al equipo en los primeros partidos hasta que al fin, en los octavos, Neymar Jr. dio ante México el paso al frente que todo el planeta fútbol aguardaba. Los diablos rojos que se habían paseado en la fase de grupos, a punto estuvieron de estrellarse frente a Japón. Una victoria in extremis como la que lograron puede ser la inyección de confianza que futbolistas como De Bruyne y Hazard necesitaban para mirar cara a cara a los astros brasileños. 

SueciaInglaterra. Sábado, 7 de julio (17:00, hora local), Samara Arena. Las glorias mundialistas de suecos e ingleses pertenecen a otro siglo. Ambas selecciones persiguen desde hace ya muchos torneos un momento como este, la posibilidad de aspirar al podio global. Los nórdicos son, junto con los anfitriones, el cuadro más modesto de los que permanecen en liza. Su momento álgido en esta Copa del Mundo sucedió cuando estuvieron a punto de finiquitar a Alemania. Aquella derrota en el último suspiro los reafirmó en un plan defensivo que pudo con Suiza y que ahora probarán frente a la Bota de Oro provisional del torneo, Harry Kane. El capitán inglés, tan discreto como eficaz, está siendo la cara feliz de una versión renovada de los pross que al fin se muestra a la altura del prestigio de la Premier League, la liga de fútbol más seguida del planeta. 

RusiaCroacia. Sábado, 7 de julio (21:00, hora local), Estadio Olímpico de Sochi. Los croatas parecen claros favoritos en cualquier circunstancia. No solo han demostrado más y cuentan con algunos de los mejores jugadores de la Copa (Modric y Rakitic al frente), sino que parecen tener el antídoto para el plan ruso. Los anfitriones se amurallaron ante una inoperante España esperando la llegada de los penaltis y en esa moneda al aire salió cara. Pero es que los balcánicos vienen de eliminar a Dinamarca precisamente en esa suerte final con una gran actuación del portero Subasic. Así que de Rusia depende proponer algo diferente o perseverar en el modelo rácano que llevó a Grecia y a Portugal a alzar la Eurocopa. Sucede que las últimas selecciones campeonas del mundo (España y Alemania) abanderaban un estilo totalmente diferente. Resta por saber si el torneo ruso acabará consagrando o no un cambio de tendencia futbolística.

No Hay Más Artículos