Para quienes seguimos el Mundial de Rusia 2018 desde casa y por las redes sociales, ya hemos visto todo tipo de alusiones al oscurantismo del país anfitrión. Antes del torneo, había las dudas sobre la seguridad y la permisividad de las autoridades locales con hinchas violentos (nada ha sucedido, y los únicos problemas lo dieron brasileños y argentinos). Durante la Copa del Mundo, se han podido ver infinidad de memes con Vladimir Putin dando supuestas órdenes o controlando los entresijos del VAR, broma que tuvo su clímax con el penalti que pidió España en los minutos finales de la prórroga ante Rusia en el lamentable partido que Sergio Ramos y compañía perpetraron en los octavos de final. Ya con Rusia eliminada, llega la tercera pata del banco que ya tardó demasiado en aparecer: la sospecha del dopaje en el equipo local.

La prensa alemana está intentado probar que la selección de Rusia usó amoniaco para que sus jugadores tuvieran un pequeño impulso extra en cada partido. Según una primera información del diario bávaro Süddeutsche Zeitung. los futbolistas a las órdenes de Stanislav Cherchesov inhalaron la sustancia a través de pequeñas toallas o pedazos de algodón. antes del partido contra España. Siguiendo la estela del periódico de Múnich, el diario Bild extendió su investigación con un visionado frame a frame del Rusia-Croacia para buscar a jugadores de la selección anfitriona llevándose los dedos a la nariz, como síntoma inequívoco del consumo de la sustancia.

Según el reportaje de Süddeutsche Zeitung, la federación rusa admitió que al menos uno de los suplentes de Rusia respiró un algodón impregnado en amoniaco, y el diario asume que la forma en que le confirmaron esa información daba a entender que es una práctica totalmente normal para el equipo. El amoniaco no está considerado un producto dopante, aunque la Agencia Mundial Antidopaje prohíbe a los atletas que lo consuman en público.

El amoniaco permite una dilatación inmediata de los pulmones y de la cavidad nasal, y aumentos significativos en el flujo sanguíneo: básicamente permite respirar mejor y más eficientemente. Muchos buscaban desde hace dos semanas alguna explicación al tremendo esfuerzo físico de la selección de Rusia para compensar su falta de calidad y justificar que casi se hayan plantado en semifinales.

Rusia vive bajo la lupa constante de las acusaciones de dopaje de estado. Un centenar de deportistas rusos fueron apartados de los Juegos Olímpicos de Río, y ninguno pudo competir bajo bandera rusa en los Juegos de Invierno de Pyeongchang 2018. Prácticamente cualquier marca o triunfo lograda por un ruso en la pista de atletismo es inmediatamente tratada como farsa. Ahora, le toca al fútbol aguantar la sombra de la sospecha. 

No Hay Más Artículos