Muchos han sido los pequeños detalles que han decantado las eliminatorias en el Mundial de Rusia 2018. Uno de ellos, que ganará importancia con el paso del tiempo, será la preparación física de Croacia. Porque el conjunto balcánico se presentará el domingo en la final ante Francia después de haber disputado tres prórrogas de 30 minutos, es decir, un encuentro más que cualquier otra selección en el torneo.

El camino del conjunto de Dalic ya es histórico, más allá de lo que ocurra dentro de unos días en el Olímpico de Luzhniki. Ningún equipo había logrado antes sobrevivir a tres tiempos extra en la Copa del Mundo. Estuvieron cerca Inglaterra, su rival en semifinales, pero cayó en la tanda de penaltis ante Alemania (Italia, 1990), y Argentina hace cuatro años en Brasil. En su caso superaron los octavos y las semifinales, pero cayeron también contra el combinado germano merced a un gol de Götze en el duelo por el título.

Lo de Croacia desde que comenzaron los cruces ha sido una simple y llana lucha por la supervivencia. Donde la dureza mental ha sido otra baza importante (no parece que en este caso medie el amoníaco). Porque los Modric, Rakitic y compañía han empezado perdiendo sus tres encuentros. Y en todos acabaron remontando. A Dinamarca y a Rusia apenas les duró la ventaja en el marcador, mientras que frente a Inglaterra supieron ser pacientes y esperar su momento. Y además evitaron llegar a la agonía de los penaltis por tercera vez consecutiva.

Esa fue una de las claves que su entrenador había señalado al principio del torneo. Esa competitividad que él siempre echó en falta en una generación brillante que chocaba contra un techo de cristal torneo tras torneo. La madurez de sus estrellas, empezando por un Luka Modric que ha ido de exhibición en exhibición en cada prórroga, los pone en una situación privilegiada.

El reto de superar a Francia será mayúsculo para la incombustible Croacia. Deberán hacerle frente a un conjunto ya de por sí superior físicamente, que además llegará con un día más de descanso y un partido menos en las piernas. Parece difícil, sin embargo, que el combinado vatreni se rinda ahora y el equipo galo ya sabe que le espera un encuentro muy largo… y viendo los precedentes, no sólo en sentido figurado.

No Hay Más Artículos