Es posible que la tierra prometida de la generación dorada de Bélgica no sea el tercer puesto en un Mundial de fútbol. Quizás eso deba esperar dos años, en la próxima Eurocopa, para lograr el título que rubrique una camada única en un país tan pequeño. Mientras, los Diablos Rojos se van de Rusia 2018 con el tercer puesto de la Copa del Mundo, el mayor éxito de la historia del fútbol belga, que otra vez había disputado el tercer y cuarto puesto y había perdido. Ahora, ante Inglaterra, Bélgica logró el triunfo y la medalla de bronce en el Mundial. Y como la selección centroeuropea, su número 10 Eden Hazard también salió reforzado en sus convicciones sobre su talento.

Hazard sentenció el triunfo de Bélgica sobre Inglaterra con un gol perfecto, tras un pase de De Bruyne a la espalda de la defensa. Hazard demostró que no se conforma con recibir la pelota al pie y gambetear entre rivales. Atacó el espacio, controló para ponerse en ventaja y definió como si fuera Lukaku. Ahí terminó el partido, por más que para el recuerdo pudiera estar otro pase genial en el contragolpe casi perfecto de Bélgica que frustró Pickford. De alguna manera, Hazard está en las quinielas para ser el Balón de Oro de Rusia 2018, aunque parece improbable. Pero para el mayor de los Hazard en la selección belga, el refuerzo es mucho más que el de los títulos y los galardones individuales. 

Después de seis años maravillosos en el Chelsea, quizás sea hora de descubrir algo diferente. Después de esta Copa del Mundo,puedo decidir si quiero quedarme o salir, y el Chelsea tomará la decisión final. Todos tenemos sueños, todo el mundo sabe cuál es mi destino preferido”, espetó Hazard a la televisión de su país poco después de lograr el mayor éxito de la selección de Bélgica. Después de temporadas difíciles en el Chelsea donde su talento brilló con intermitencia (sobre todo en competición europea), el nombre de Eden Hazard se vinculó siempre con el Real Madrid. Y desde Barcelona se apunta a su nombre después de la negativa de Griezmann. Pero el club blanco es el que más sentido hace: por fama tras el Mundial, por cuajo en el esquema de Lopetegui, por necesidad de fichar tras la salida de Cristiano Ronaldo

“Seremos más fuertes dentro de dos años. Ésta ha sido una Copa del Mundo exitosa para nosotros, pero estoy convencido de que algo mucho mejor nos espera en el futuro”, abundó Hazard tras dejar ingleses por el camino con la pelota pegada a sus pies. Antes de Rusia 2018, el entrenador Roberto Martínez (otro que sale muy reforzado del torneo), hablaba de las barreras mentales que debía derribar su Bélgica para explotar el talento que llevaba dentro. Nadie mejor para ejemplificar ese crecimiento que Eden Hazard, dispuesto a dar el siguiente paso en la élite.

No Hay Más Artículos