Juan Carlos Osorio tenía un serio problema de popularidad como seleccionador de México antes del Mundial de Rusia 2018. Después de la Copa del Mundo, su problema pasó a ser otro: mantener o no su puesto. Y después de 3 años al frente del Tri, Osorio y el equipo azteca separan sus caminos, en medio de la eterna insatisfacción que rodea a la selección norteamericana desde hace décadas. El técnico colombiano es el último seleccionador víctima de Rusia 2018, porque varios de los entrenadores que dirigieron en la pasada Copa del Mundo han perdido su puesto.

“Después de un periodo de reflexión, profundo análisis y diversas conversaciones entre Juan Carlos Osorio y la Federación Mexicana de Fútbol, el profesor 
Osorio ha decidido no ser considerado como posible candidato a director técnico de la selección de México para el ciclo 2018-2022″, reza el comunicado de despedida de la federación azteca sobre su ya exseleccionador. México completo una muy buena fase de grupos en Rusia 2018, incluyendo el triunfo sobre Alemania que puso el torneo patas arriba. Pero el Tri no pudo superar a Brasil en octavos de final, ni la barrera psicológica de los cuartos de final que es incapaz de quebrar desde 1986.

A Osorio le crearon enemistades sus declaraciones y, sobre todo, la humillación del 7-0 ante Chile en la Copa América Centenario. Lo cierto es que la selección de México vive en la impotencia de no poder plasmar en la élite los Mundiales juveniles conquistados en el 2005 y el 2011. Osorro no pudo, como antes sus predecesores Lavolpe, Miguel Herrera, Javier Aguirre y un largo etcétera. La insatisfacción es permanente y ahora la siguiente fase es la de volver a construir un proyecto a largo plazo para que el Tri sea competitivo en el Mundial del 2026, organizado a tres bandas entre México, Estados Unidos y Canadá

Osorio es la última víctima entre el colectivo de entrenadores que se sentaron en los banquillos de Rusia 2018. Lopetegui primero y su sustituto Fernando Hierro después cayeron en España; el dentista islandés Heimir Hallgrimsson decidió volver a la consulta; el veterano Héctor Cúper salió de Egipto; el despido de Sampaoli puede provocar corrimiento de técnicos en Colombia y en Perú; el Bolillo Gómez dejó la selección de Panamá tras hacer historia; otros como Fernando Santos están en duda en Portugal, así como Óscar Washington Tabárez por motivos de edad y salud. Mientras la ruleta sigue girando, a Osorio le ofrecen el banquillo del Santos brasileño, en la misma ciudad donde tuvo su última experiencia como técnico de un club, el São Paulo.

No Hay Más Artículos