Sin querer, Carlos Tévez protagonizó un vídeo viral recordado aún hoy en Inglaterra. Tras conquistar la Copa con el Manchester United, dio una memorable entrevista a pie de campo en la que demostró que su inglés era, cuanto menos, precario. Tan mítico es el vídeo que hay varias formas distintas de buscarlo en YouTube: por el very difficult, por el very emotional, o por simplemente Tévez hablando inglés.

Tévez ya había pasado por el West Ham y luego lo haría por el Manchester City, pero sus habilidades con el idioma eran mínimas. no es un caso único, Agüero lleva una vida en las islas y es también incapaz de comunicarse. Pero la Premier es un fútbol competitivo donde lo que importa (al jugador y al club) es rendir bien porque estás siendo escrutado y tu futuro está en juego. Pero esta capacidad de Tévez para aislarse de su entorno permitía que no tuvieras que ser un genio para imaginar que todo lo malo que podía ir mal imaginándote al Apache en China saliese mal. Y está saliendo mal.

El Shanghai Shenhua sacó a Tévez de Boca Juniors, adonde había vuelto ya con 32 años tras su etapa en la Juventus. Parecía el fin de la carrera internacional del 10 argentino, pero tuvo unas buenas razones para hacer las Asias. Se estima que Tévez cobra 40 millones por el contrato anual en China, el futbolista mejor pagado del mundo. Pero el rendimiento del Apache no está ni cerca de justificar esa cifra (difícilmente nadie podría). Apenas 2 goles en apenas 12 partidos jugados, varias lesiones y, finalmente, un sospechoso viaje a Argentina en pleno mes de agosto.

Oficialmente, Tévez viajó a Buenos Aires para tratarse de la enésima dolencia muscular de las que le afligen desde su llegada a Shanghai. Es mala suerte que, mientras tanto, su agente tenga programadas reuniones con la directiva de Boca para un nuevo regreso. Cómo será la cosa que los aficionados del Shenhua se manifestaron en las redes sociales, diciéndole a Tévez que se quede en casa si tanta melancolía siente. Aficionados chinos quejándose de un extranjero traído para inflar su campeonato: algo grave pasa.

Un periodista chino preguntado por el diario Olé resalta lo que se podía sospechar: otras estrellas como Pato o el también argentino Lavezzi (al igual que Villa en la MLS, los goles del Pocho le están valiendo muchos titulares en Argentina) sí han logrado integrarse y vivir la experiencia más allá del campo. Tévez parece incapaz. Lleva su barrio de Buenos Aires grabado en la piel pero más allá. Mientras, en Boca se debaten entre volver a acogerle o recordar lo que consideraron traición por su salida a China. La relación estrecha del Apache Tévez con los principales dirigentes de la barra brava de Boca tampoco facilita las cosas.