Antoine Griezmann empezó la Liga tal y como vivió el verano: metiendo la pata. Su equipo, el Atlético de Madrid, enmendó su preocupante estreno de temporada derrotando con facilidad a la UD Las Palmas esta jornada, mientras su estrella se pasa dos partidos en la nevera por llamar “cagón” al árbitro que lo expulsó frente al Girona. Así el astro francés tendrá tiempo para reflexionar e intentar reconstruir la dañada relación que mantiene con la afición colchonera desde que se dejó querer por los cantos de sirena del Manchester United.

Mientras tanto, aprovecha para mejorar su juego. Griezmann quiere perfeccionar el golpeo de los libres directos y para eso acudió al mejor. El resultado, a la vista en sus redes sociales:

El mejor para esos menesteres es, por supuesto, Juninho Pernambucano. Alejado de la apostura de David Beckham, tal vez fue el inglés quien llevó la fama y quedó como icono del lanzamiento de faltas a ojos del público en general. Pero el futbolero sabe que fue el centrocampista de Recife quien cardó la lana como el gran especialista del siglo XXI en una de las suertes más celebradas del juego.

Juninho, el alma de aquel Olympique de Lyon de los siete títulos de Ligue 1 consecutivos, se retiró en 2014 en Vasco de Gama, pero el recuerdo de su chut no se borra. A diferencia de otros especialistas en la materia, el brasileño no se restringió a un solo tipo de lanzamiento. Con colocación, con potencia, combados, de folha seca, sobre la barrera, al palo del portero… Su catálogo era el más completo.

Griezmann no es el primero en acudir al mejor. El italiano Andrea Pirlo reveló en su autobiografía su obsesión por los lanzamientos del artista también conocido como Antônio Augusto Ribeiro Reis Júnior. Lo relata así:

Lo estudié concienzudamente, coleccioné sus DVDs, incluso viejas fotografías de partidos que él había jugado. Así entendí que el suyo no fue un descubrimiento inmediato, sino que le costó paciencia y perseverancia. Desde el principio, ya me di cuenta de que golpeaba la manera de forma diferente. Veía el ‘qué’, pero no el ‘cómo’. Y entonces comencé a imitarle en la cancha, aunque al principio sin mucho éxito”.

Al final, algo aprendió:

Si estáis pensando en intentarlo en vuestro próximo partido de la liga de peñas y no queréis ser el que tenga que ir a buscar el balón a la carretera, Pirlo cree haber descubierto la fórmula de Juninho. La sintetiza así:

“La pelota debe ser golpeada en su parte baja, utilizando tus tres primeros dedos. Mantienes tu pie recto y después lo relajas para un buen disparo. De esa manera, el balón no rueda en el aire, sino que se baja rápidamente hacia la portería. Es entonces cuando empieza a rodar”.

Pero como decíamos, el repertorio del mítico ocho lyonnais era muy diverso. Así que podríais veros también algún vídeo en el que él mismo, sobre el césped de Maracaná, explica sin reparos varios de sus trucos:

Juninho Pernambucano se dedica actualmente a ejercer de comentarista para la televisión brasileña y su especial habilidad es recordada con frecuencia en todo tipo de retos. Sus discípulos se multiplican en el fútbol internacional, aunque sigue resultando difícil encontrar a alguien con su misma capacidad.

Estos siete minutos de vídeo que os dejamos a continuación con los 75 goles de lanzamiento de falta que anotó en su carrera es tal vez lo mejor que vayáis a ver en todo el día:

 

No Hay Más Artículos