Peñarol es el líder del torneo Clausura 2017. Hasta ahí, no hay mucha novedad. Los aurinegros son uno de los grandes del campeonato uruguayo, en lucha fraticida con sus vecinos de Nacional, y ocasionalmente a los gigantes de Montevideo se les cuela un invitado en la fiesta, como Defensor Sporting, quien se llevó el Apertura. La novedad para Peñarol viene que ha ganado 4 de 4 partidos en el arranque del torneo, mientras sus jugadores están en plena revolución contra la directiva y el club vive un tumultuoso proceso electoral.

Los futbolistas de Peñarol, alguno de ellos curtidos en más de mil batallas en Europa y en Sudamérica, llevan meses sin cobrar. Algunos de ellos, como Marcel Novick (en el club desde el 2012, el más veterano del plantel), acumula un año sin pagos. Los jugadores se han negado a ir concentrados a los últimos tres encuentros, y no ha importado. Más bien, al contrario. Peñarol ha ganado sus cuatro partidos iniciales del Clausura, con 9 goles a favor y uno en contra. Y de fondo, la cita más especial: el clásico contra Nacional, con el equipo de Martín Lasarte vencedor en los últimos 12 duelos contra Peñarol. La conjura definitiva para un grupo unido en la dificultad.

A Peñarol le está ayudando su núcleo de veteranos. Cristian Cebolla Rodríguez, ex de Oporto y Atlético de Madrid, ejerce de capitán y portavoz ante los impagos. Al equipo aurinegro llegó este verano el argentino Maxi Rodríguez, ex del Atleti y del Liverpool, entre otros. Al plantel de Peñarol regresó el casi retirado y estrella frustrada de la cumbia Fabián Estoyanoff, mito del club. Gargano sigue repartiendo juego y patadas en el centro del campo de los carboneros. De la inagotable cantera uruguaya, Peñarol mima al delantero Rossi, juvenil y compañero de generación y de categorías inferiores en el club de Fede Valverde, la sensación de la selección uruguaya.

La reforma del estadio Campeón del Siglo ahogó las precarias arcas del Peñarol, que a pesar de la venta de Nández a Boca Juniors se ve ahogado por los plazos de su deuda. “Tengo compañeros que tienen que mantener una familia o son el sostén económico de sus casas y hoy no saben si van a llegar a fin de mes. Hay jugadores de Peñarol que no pueden pagar el alquiler y no ven un dinero hace cinco meses. ¿Cómo se justifica ante el propietario de un apartamento que no podés pagar el alquiler siendo jugador de Peñarol? Es una vergüenza y hay compañeros que sufren por eso. ¿Cómo pueden pensar en la pelota si tienen otros problemas más graves atrás?“, expresó el lateral Guillermo Varela, también con pasado en Europa, al diario Referi.

La plantilla de Peñarol se ha unido más que nunca mientras la directiva le promete a Havick, el Vikingo como le conocen allá, que cobrará todo de golpe cuando se pueda pagar porque la situación económica del club no tiene problema alguno. “El hecho de que los jugadores no concentren es una decisión grupal muy respetada. Nos encantaría estar al día, pero lamentablemente no es así”, se resignó el presidente del club, Juan Pedro Damiani, que no seguirá en el cargo. La directiva está en el ojo del huracán por el tema económico y su vodevil en torno a la figura del entrenador Leo Ramos, al que estuvieron a punto de despedir tras caer ante Nacional en un torneo al margen de la Liga. No lo hicieron y los jugadores siguen sin cobrar, pero Peñarol es líder y se reivindica en la dificultad.

No Hay Más Artículos