¿Recordáis aquella vez que os contábamos que el Corinthians era, con diferencia, el mejor equipo de Brasil y que el título de Liga estaba más que amarrado tras la primera vuelta? Bien, pues desde entonces se han jugado 11 partidos en el Brasileirão, y éste es el bagaje del líder: 5 derrotas (no había sufrido ninguna antes), 3 empates y sólo 3 victorias. El Corinthians, que presumía sobre todo de orden táctico y solidez defensiva, sólo ha dejado su portería a cero en 3 partidos desde entonces. La ventaja al frente de la clasificación es de seis puntos sobre el Palmeiras, que hace unas semanas estaba completamente descartado para la lucha por el título. El Corinthians se ha empeñado en darle emoción al final de Liga, a la que le quedan 8 jornadas.

El equipo de Fabio Carille viene de perder en casa del Botafogo (2-1), donde dejó claros los problemas que viene arrastrando en la segunda vuelta del Brasileirão (también fue eliminado de la Copa Sudamericana). Sufre en defensa, sobre todo con las jugadas a pelota parada (así encajó los dos goles del Botafogo), echa de menos al central Pablo, se le han caído en rendimiento Fagner y Arana, sus dos laterales… Pero sobre todo se han venido abajo sus pocos focos de talento: Rodriguinho y Jadson. Ambos llevan semanas lejísimos de su nivel, y el Corinthians lo echa en falta.

Jô sigue haciendo goles pero no es suficiente para el Timão. El equipo paulista se siente agraviado por los errores arbitrales (pidió un penalti en el 93 ante el Botafogo que le podría valer el empate), pero sus problemas futbolísticos son más grandes que eso. Tanto, que el que parecía intocable Fabio Carille, el entrenador guardián de las esencias que dejó Tite en el banquillo del Corinthians, está seriamente cuestionado a falta de 8 partidos.

Al Corinthians le ayuda que la competencia no es gran cosa. Voces autorizadas en Brasil como Renato Gaúcho, reputado jugador y ahora técnico del Gremio, lo manifestaron hace poco: el nivel es bajo. El propio Gremio, que perseguía a Corinthians y parecía el rival más serio en Brasil, se ha venido un poco abajo porque tiene las semifinales de la Libertadores entre ceja y ceja. El Palmeiras viene desde atrás pero al vigente campeón puede hacérsele muy largo este esprint. El 5 de noviembre, se miden Corinthians y Palmeiras en un partido que puede ser decisivo. El Timão tiene antes un partido intrascendente en teoría ante Ponte Preta, pero tiene a medio equipo apercibido por sanción. No puede permitirse más tropiezos.

No Hay Más Artículos