La MLS sigue creciendo y pronto añadirá dos equipos más a los 22 de la actualidad. En ese contexto de mejora sostenida en los últimos tiempos, la trayectoria del Toronto FC adquiere una dimensión un poco mayor. El equipo canadiense se quedó a las puertas del título la temporada pasada, después de no perder ni encajar goles de los campeones Seattle Sounders (perdieron en penaltis), y en este 2017 se vengaron de sus rivales, levantaron la MLS Cup y certificaron una temporada de récord con 69 puntos en la temporada regular, una cifra nunca antes alcanzada.

Dos años para enmarcar en Toronto, convirtiendo al último equipo de élite de la ciudad en el más exitoso. En la final ante los Sounders, el conjunto canadiense impuso la calidad de su zona creativa, con Sebastian Giovinco culminando su tercera temporada consecutiva con 20 goles anotados y siendo el jugador con más calidad del torneo. Al italiano le ha asistido esta vez el centrocampista español Víctor Vázquez, formado en la cantera del Barça, autor de un gol en el choque decisivo y, quizás, el mejor medio de la MLS esta temporada. Entre ambos surtieron de balones a Jozy Altidore, el gigantesco ariete estadounidense, de paso discretisimo por Europa pero que esta temporada ha firmado 18 goles y 7 asistencias; en la final abrió el marcador y se ganó el MVP del partido.

Al Toronto FC lo apuntala en el centro del campo Michael Bradley, mediocentro capitán de la selección de Estados Unidos. Tanto Bradley como Altidore ya estuvieron en el equipo el año pasado y se quedaron a las puertas del título. Además, hace un par de meses se llevaron la decepción de sus carreras al fracasar con su equipo nacional para meterse en Rusia 2018. «Para cada uno de nosotros que ha sido parte de este viaje desde el año pasado, es increíble. Cerrarlo como lo hicimos, jugando como lo hicimos con todo en el aire, con la supuesta presión que supone, estoy tan jodidamente orgulloso…«, declaró Bradley tras conquistar la MLS.

Toronto fue mejor que Seattle de principio a fin, y los campeones tuvieron al suizo Frei, su portero, como el mejor del partido. Pero los canadienses debieron esperar hasta el minuto 67 para abrir el marcador, con el gol de Altidore que tranquilizó las cosas y dejó a las claras que esta vez el título no se les iba a escapar. Tras conquistar el campeonato canadiense y ser el campeón de la fase regular, el Toronto FC culminó su gran año en la MLS.

No Hay Más Artículos