Nuevo episodio en la interminable historia de la relación entre el fútbol brasileño y la corrupción. Y, como tantas otras veces, es un capítulo que azota duramente a un país donde el deporte rey es como una religión. Y es que la FIFA ha decidido suspender de forma provisional al presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, Marco Polo del Nero, por un periodo mínimo de noventa días, mientras la comisión ética del organismo internacional investiga los presuntos delitos del dirigente.

El nombre de Del Nero apareció, como tantísimos otros, en la extensa lista que poblaba las informaciones sobre el escándalo de corrupción de la FIFA. Allá por 2015, el dirigente había sido acusado por las autoridades de Estados Unidos por lavado de dinero y crimen organizado, pese a lo cual mantuvo su cargo… hasta hoy.

Eso era lo que pedían numerosas voces brasileñas, como la del legendario Romario, ahora senador federal. “Los crímenes de Del Nero han sido destapados, al igual que los de otros ladrones como José María Marin, que está detenido en Estados Unidos, y Ricardo Teixeira, que sigue fugitivo en Brasil. Todos utilizaron la Federación para enriquecerse ilegalmente. Espero que sea vetado de por vida”, sentenció el ex delantero del Barcelona, que no habrá sido el único en alegrarse de la noticia.

El corto pero contundente mensaje del mítico ex portero paraguayo Chilavert va dirigido al actual presidente de la FIFA, Gianni Infantino, cuestionado habitualmente sobre Del Nero. Ambos se vieron durante los Juegos de Río y las preguntas alcanzaron los oídos del suizo en el reciente sorteo del Mundial de Rusia. “Tenemos instituciones y nuestra comisión de ética es la que se encargará de las preguntas”, fue el regate de Infantino al respecto.

Por su parte, Del Nero lleva tiempo sin salir de su país, por miedo a ser arrestado y extraditado a los Estados Unidos, donde sí se encuentra detenido José María Marin, su predecesor en el cargo, también apartado por corrupción. El vicepresidente de la Federación Brasileña, Antonio Carlos Nunes, se hará cargo del organismo mientras dure la suspensión. Es el último capítulo de una historia que no parece tener fin. Y ya ha pasado en otras federaciones brasileñas, como la de baloncesto o la de natación.

No Hay Más Artículos