Rinson López nos recuerda que, por mucho que evolucione el mundo del fútbol, siempre pueden ocurrir cosas que nos retrotraigan a momentos del pasado, de cuando los sistemas informáticos estaban en pañales o de cuando la laxitud de las fronteras permitían el ir y venir sin mayores problemas que el de tener un poco de valor y de caradura. Rinson es un modesto defensa que se ha labrado su carrera en el fútbol de Ecuador, país que le tenía como un ciudadano más. Hasta que se descubrió que no lo era. Y de paso, mancilló no sólo el sentimiento patrio del país sino el del modesto El Nacional, un club que tiene orgullo en alinear sólo a jugadores de Ecuador. Rinson López lo era sólo hasta hace unos días.

Rinson López es, en realidad, colombiano. El lateral derecho lleva desde los 17 de sus 30 años en Ecuador, con una larga carrera profesional en diversos clubes, como el Aucas, Macará, Pelileo, Espoli y el Juventud Independiente Tabacundo hasta llegar, hace dos años, a El Nacional. El equipo de Quito, formado hace menos de medio siglo, presume de emplear sólo a jugadores locales, sin extranjeros, una especie de Athletic Club de BIlbao pero extendido al país y no sólo a una región. Hasta las fuerzas armadas ecuatorianas apoyan la filosofía del club. Es posible que en ese ambiente hayan surgido las suspicacias sobre de dónde vino Rinson, con preguntas sobre su sospechosamente colombiano deje al hablar, que había pasado desapercibido hasta ahora porque la mayor parte de su trayectoria había sido en la segunda división de Ecuador.

Y así hasta que el hasta entonces ecuatoriano se confesó colombiano. “Quiero pedirle disculpas a todo el Ecuador y a El Nacional, porque desde los 17 años vine a Ecuador a trabajar. Había personas que me querían ayudar pero me ayudaron de la manera incorrecta, me sacaron ese documento y ahora me doy cuenta que podía nacionalizarme tranquilamente”, se explicó emocionado Rinson López, que disculpó a El Nacional de todo lo ocurrido.  “Rinson es una gran persona, un excelente profesional, pero cometió este error y quedó fuera del equipo“, espetó el presidente del club de Quito, Tito Manjarrez. La federación ecuatoriana le ha suspendido por seis meses. “Afortunadamente la sanción no me impide competir en otro sitio”, se consoló Rinson López. Pero la huella de la traición en El Nacional tardará en borrarse.