Hay pocos puestos en el mundo del fútbol más caros que el de delantero en la selección de Uruguay. No sólo el equipo charrúa cuenta con uno de los mejores futbolistas de Europa para ese puesto en Luis Suárez. Es que además, su escolta es de por sí un acreditado goleador en el segundo escalafón dela élite, como es Edinson Cavani. Para las migajas que dejan esos dos gigantes, hay futbolistas de larga trayectoria en Europa, como Diego Rolan o (sobre todo) Christian Stuani. Con el Mundial de Rusia 2018 en el horizonte, el uruguayo Maxi Gómez está haciendo todo lo posible en el Celta de Vigo para meter su nombre en la lista del profesor Óscar Washington Tabárez. Y el gigantón ex de Defensor está respondiendo: es la mejor cabeza (goleadora) de toda Europa.

Maxi Gómez lleva 13 goles, según el diario Marca, que es quien entrega el premio del máximo goleador español y contabiliza los tantos para la Bota de Oro europea. De esos tantos, 7 han sido con la cabeza. La cifra es mayor que la de su compatriota Stuani y la del español Álvaro Morata, más que los 5 de Harry Kane y Radamel Falcao. Nadie en Italia, España, Inglaterra, Francia y Alemania ha marcado más de cabeza que el delantero de la celeste y del celeste de Vigo. Había dudas cuando Maxi Gómez aterrizó en Vigo, y más aún unos meses antes, cuando se anunció el fichaje de este semidesconocido delantero de 20 años y muchos kilos de más en las primeras imágenes que trascendieron en España.

Maxi ha superado las dudas a base de goles, convertido en uno de los mejores realizadores de España tras los dos goles que le hizo en la última jornada al Espanyol. Ni siquiera en su buen arranque de temporada escapó de las sospechas, que apuntaban a que el preferido de la grada, el sueco John Guidetti, mezclaba mejor con la superestrella local, Iago Aspas. Se quería buscar en el uruguayo y su entendible falta de adaptación al mayor ritmo y exigencia física del fútbol español la irregular marcha del Celta en la Liga. Cuando, en realidad, los problemas del equipo vigués se revelaron más obvios: una zaga de cristal y rendimiento irregular de otros futbolistas jóvenes (Emre Mor, Pione Sisto, principalmente).

Maxi Gómez no sólo se consolidó en las alineaciones del Celta sino que empujó por la puerta de salida a Guidetti, camino del Alavés. El delantero uruguayo rechazó una jugosa oferta del fútbol chino para dejar el Celta a mitad de temporada, pero Maxi sabe que si mete 20 goles en España (y no está muy lejos) vale mucho más que 30 en China si lo que busca es estar ne Rusia 2018.