Cristian Villagra es un obrero del fútbol. A sus 32 años, ha vivido una carrera sin brillo pero suficiente para ganarse la vida de manera honrada, como un corriente lateral zurdo que alcanzó la gloria en River Plate al proclamarse campeón de Argentina y que vivió su experiencia europea con el Metalist de Ucrania, para el que jugó 100 partidos. Los libros de historia tendrán problemas en hacerle un hueco al Kity, pero el gesto que le ha convertido en noticia en todo el mundo podría ayudarle. Villagra será baja por tiempo indefinido en el Atlético Tucumán porque será operado para donarle médula ósea a su hermano, enfermo de leucemia.

“No dude en ningún momento. En una situación así no se puede dudar. Uno nunca piensa que puede pasar por estas situaciones, trato de ayudar lo que más puedo. Ser donante me llena de orgullo y me hace sentir muy bien“, explicó Cristian Villagra a la prensa de su país. El tiempo se le acaba a su hermano, de 24 años, y las pruebas concluyeron que el único donante compatible en la familia es el lateral zurdo del Atlético Tucumán, el clásico Decano que vive su mejor momento después de la participación en la Libertadores por primera vez en su historia el año pasado y ahora asentado en la parte medio-alta de la Superliga argentina.

Villagra llegó a Atlético Tucumán el pasado mes de agosto, cortado por su querido Rosario Central ante las continuas lesiones. De hecho, cuando anunció su baja indefinida (confía en volver a estar disponible a finales de marzo, pero nada es seguro), el lateral estaba de baja por un golpe. El club tucumano no le puso impedimentos.  “Estoy muy agradecido con la gente del club. Les agradezco a los dirigentes, cuerpo técnico, y compañeros por acompañarme en este momento. Para mi es muy importante”, expresó el también ex de River Plate.

Esta temporada, el Atlético Tucumán vuelve a la Libertadores y necesitaría la experiencia americana e internacional de Cristian Villagra. Pero el fútbol pasa a ser secundario cuando uno tiene la oportunidad de salvarle la vida a tu hermano. “Es difícil abstraerse del tema de la enfermedad de mi hermano. A uno le afecta, siendo un familiar tan cercano no es fácil. Acá en el club lo saben todos, me apoyaron y me dieron palabras de aliento”, redundó el lateral. Y la afición del Decano también lo sabe: por eso inundó las redes sociales del futbolista con mensajes de cariño.