Hay un poco de ansiedad en la Fiel, como se conoce a la afición del Corinthians. El campeón de Brasil está teniendo problemas para fichar ese nombre de confianza y relumbrón que dé sentido al ataque del equipo paulista. Los retos son grandes y por ahora la ilusión escasa con lo que tiene en su poder el técnico Fabio Carille, o al menos no en proporción a la presión que se viene en esta nueva temporada. El Corinthians defiende título en el Brasileirão y afronta un nuevo asalto a la Copa Libertadores, y el plantel, al menos en la parte decisiva del gol, no parece a la altura.

El Timão ya llegó con la lengua fuera en lo futbolístico al final de la temporada pasada, y ahí quien acabó marcando la diferencia fue Jô. Los goles del espigado delantero brasileño fueron el principal sustento del campeón en la recta decisiva del campeonato. Pero Jô capitalizó su gran momento y buscó un último contrato en el extranjero, en Japón. El vacío del ex del Manchester City se antoja difícil de llenar. La última opción del mercado también se aleja. Diego Tardelli, otro delantero del estilo de Jô, tan eficiente en el mercado local como discretísimo en el alto nivel europeo, le ha dado calabazas a Corinthians a pesar de que todo cuadraba a la perfección.

Tardelli es el padrino de un hijo de Jô, que dice que su colega estaba loco por la música. “Tiene ganas de ir. Ya demostró su cariño por el club, entrenó aquí en el pasado, quizás su sueño de jugar en el Corinthians se puede hacer realidad”, dijo Jô en su camino de salida de São Paulo. Resulta que Tardelli lleva dos años en China y no tiene planes de renunciar a los cerca de 250.000 euros al mes que gana en el Shandong Luneng. El Corinthians, recién salido de un proceso electoral, tiene hasta el día 25 para asegurar la plantilla para el Brasileirão, y su decepcionante arranque del campeonato Paulista aumenta la ansiedad de la afición.

Ni el veterano inglés Kazim ni el jovencísimo Matheus Matias recién fichado del modesto Belem parecen garantía suficiente para los retos del Corinthians en la temporada recién iniciada. Hasta el rumor del regreso del peruano Paolo Guerrero se ve con recelo. Los fichajes de más renombre en lo que va de temporada para el campeón son el veteranísimo Emerson Sheikh (en su segunda etapa en el club, ya muy limitado físicamente), el centrocampista Ralf (que regresa de China para convertirse en el ¡noveno! mediocentro del Timão) y el defensa Henrique (aquel fichado por el Barça que debió de vestir una vez la azulgrana). No parece suficiente para la presión que ejerce la Fiel en el Corinthians.

No Hay Más Artículos