El Sport Boys es uno de los clubes más laureados del fútbol peruano. Ganador del campeonato nacional en seis ocasiones, sólo Universitario, Alianza de Lima y Sporting Cristal le superan en número de títulos en sus vitrinas. Ahora, tras una década repleta de problemas económicos y descensos, los Rosados están listos para volver a la máxima categoría del país como campeones de la Segunda División. Lamentablemente, estos días tres de sus futbolistas han estado de actualidad y no por su rendimiento sobre el césped para devolver al Sport Boys al primer plano deportivo. 

Los jugadores Joazinho Arroé, Manuel Contreras y Alexander Llanos se encuentran en el ojo del huracán después de protagonizar un lamentable episodio dentro del vestuario del club del Callao. El primero de ellos colgó un vídeo en su cuenta de Instagram en el que se ve cómo otro de los futbolistas desnuda al utillero del club, Ricardo Luna, de 82 años. Rápidamente, las imágenes se propagaron por la red y desataron una tormenta de críticas hacia los responsables. 

Tal fue el abuso popular hacia Arroé y sus compañeros que el propio Luna, trabajador de la entidad peruana durante 68 años (!), acabó saliendo en su defensa. “Lamento que haya pasado esto conmigo. Ha sido un momento de broma, de juego. Pido por favor, como hincha del Boys, que dejen de amenazar a los jugadores, que estén tranquilos. Gracias a todos y que viva el Boys”, señaló el apodado Agüita a los medios de comunicación. 

En cualquier caso, los futbolistas también tuvieron que dar la cara, disculparse y defenderse de un asunto que les ha colocado en la diana mediática a nivel nacional. “Voy a pedir perdón por haber cometido el desafortunado acto de subir un vídeo. Pensé que se tomaría como una chacota (broma) con Agüita. No hubo humillación ni desnudo. Voy a pedir que se retracten esos medios que se han encargado de manchar nuestra imagen y generar violencia”, espetó Arroé, que lleva apenas dos meses en Sport Boys. 

Muy en línea de esto último habló Llanos, lamentando que “se haya aprovechado el mal momento del equipo para ventilar estas cosas”. Más acertado estuvo Contreras, que pidió “disculpas delante de todos a la familia del señor Luna”. Qué menos, después de que buena parte de su afición solicite la expulsión inmediata de los tres jugadores y hasta su denuncia en el Ministerio de Trabajo