Argentina no se explica lo que está pasando. Cuando está dando sus últimos coletazos el caso de supuestos abusos en las categorías inferiores de Independiente de Avellaneda, ahora el foco se pone en River Plate tras la denuncia de una asociación contra los delitos sexuales. Al menos tres jóvenes internados en la escuela del club bonaerense sufrieron abusos entre los años 2004 y el 2011, algo que estará pronta a corroborar una médica que trabajaba en la institución. Dos acusaciones que han levantado una polvareda tremenda en el país sudamericano, y que recuerda a lo que denunció durante meses el diario The Guardian de lo ocurrido en el fútbol inglés hace décadas.

“Una mujer que fue médica cirujana en River Plate, durante siete años, vino a corroborar las versiones. Tuvo conocimiento de que hubo abusos de los chicos que vivían en la pensión del club. Había una versión de que una persona se acercaba al menos tres veces por semana y realizaba abusos sobre los chicos. También sospecha que esta persona habría hecho las veces de nexo entre los chicos y terceros. Ella toma conocimiento de esto a partir del psicólogo del club, a quien los chicos le manifestaron que estaban angustiados y terminaron revelando que eran abusados”, dijo el abogado de la Asociación Ayuda a las Víctimas de Violación (AVIVI), Andrés Bonicalzi. La denuncia es contra una persona que, además, ni siquiera es trabajadora de River Plate, sino que acudía a las instalaciones de la escuela de Millonarios para abusar de los chicos.

Según Bonicalzi, la médica que está dispuesta a dar a cara en la denuncia de abusos en las inferiores de River Plate “pone en alerta de esta cuestión a quien era su jefe en el área de salud pero no le prestaron atención, le dijeron que no se metiera y tiempo después la terminan desvinculando del club”. El psicólogo que conocía los hechos, supuestamente, también fue despedido. La denuncia contra River llega cuando aún arden los rescoldos del escándalo en el seno de Independiente, donde ya hay seis detenidos (algunos incluso intentaron fugarse al extranjero) en siete casos documentados. Aunque se cree que hay más.

El dramatismo de ver que niños internados en escuelas de clubes de fútbol acaban siendo violados no ya por empleados del club, sino incluso por personas ajenos a ellas se ve agravado por el hecho de que esa opción de vida, la de internarse para buscar una carrera de futbolista, es la solución para muchas familias del interior de Argentina. Esas familias hacen el esfuerzo para enviar a su hijo a Buenos Aires para buscar un sueño, y algunas de ellas empiezan a ver una pesadilla.

Es el caso de las tres víctimas supuestas del caso en River Plate. El club “ofrecerá total colaboración para la reconstrucción de los hechos” y “se presentará motu propio en la fiscalía en pos de tomar conocimiento de los hechos y aportar a la Justicia y a los denunciantes todos los elementos que se tengan a disposición y ayuden a esclarecer la situación”, dijo en un comunicado.

No Hay Más Artículos