La Copa América femenina dirime en Chile, con toda probabilidad, quién es el segundo mejor equipo de Sudamérica. Porque, a pesar de todos los problemas internos y federativos, Brasil tiene en su mano ganar la séptima de las 8 ediciones. Pero es importante decidir quién es segundo, porque Chile 2018 oferta también plazas para clasificarse al Mundial de Francia 2019 y para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Y ahí es donde Venezuela tiene esperanzas de aprovechar las mejores generaciones de su historia para colarse por primera vez en ambos torneos (o al menos, en uno de ellos). Su mejor baza para lograrlo es Deyna Castellanos.

La joven delantera de 18 años lleva 5 goles en los dos primeros partidos de la Copa América. Decidió el debut de Venezuela ante Ecuador con un espectacular gol de falta (su especialidad), un triunfo clave para el futuro de la vinotinto en el torneo, porque ahora le quedan duelos ante Brasil y Argentina. En el siguiente partido, ante el teóricamente rival más débil, Bolivia, Deyna Castellanos hizo 4 goles en el 8-0 favorable a Venezuela. No fueron goles de relleno: marcó los tres primeros del partido y además dio dos veces en los palos. Auxiliada por su compañera desde la sub-17 Gabriela García (que compite en el Deportivo de La Coruña español).

Deyna Castellanos quiere meter a Venezuela en la lucha por las plazas mundialistas y/o olímpicas, pero también quiere reivindicar su futuro como goleadora profesional. Porque la chica de Maracay saltó a la fama casi a su pesar cuando la FIFA la incluyó en los premios The Best del año pasado, en la categoría de mejor gol y mejor jugadora. No importaba que la adolescente Castellanos no haya jugado ni un partido como profesional. Su candidatura levantó ampollas entre estrellas asentadas del fútbol mundial. De nada le valieron sus goles en el Mundial sub-17, campeona sudamericana de la categoría y cuarta del mundo en el 2016.

“Lo mejor de ser reconocida en el mundo es que estoy dejando el nombre de mi país en alto y que suena el nombre de Venezuela por cosas buenas”, se limitó a decir Deyna Castellanos cuando le preguntaban por la polémica, Logró su objetivo de una beca de estudios en la Universidad de Florida State y pagarse con el fútbol una carrera. Aún no ha aceptado una oferta del fútbol profesional, pero si sigue metiendo goles así será difícil. “Yo dije: ‘Me dejaron un espacio muy mínimo entre la barrera y el palo de la arquera y dije que iba para allá, seco’. Creo que ha sido el mejor gol de tiro libre que he hecho”, dijo Castellanos, con la inocencia de una chica de 18 años que ha marcado muchos goles. Sus próximos tests ante Argentina y Brasil puede medir su verdadero nivel para la primera escena y, de paso, si Venezuela puede hacer historia subida a su delantera.