El juego de palabras es obvio y más para la siempre afilada pluma de los periodistas argentinos: Franco Armani es el portero de moda en la Superliga local. Desde que llegó a River Plate no vivía un momento mejor que el de esta temporada, con una actuación tan destacada ante Racing de Avellaneda que el técnico de la Academia, Eduardo Coudet, dijo que “no quería volver a cruzar” su camino con el del portero. A sus 31 años, Armani recoge los frutos de una carrera que no fue nada fácil de fraguar. Y ahora quiere ir al Mundial de Rusia 2018. La cuestión es si lo hace con Argentina o con Colombia.

Porque Franco Armani tiene pendiente una nacionalización con el país cafetero que está en un extraño limbo. El espigado portero argentino emigró a Colombia después de destacar en el muy modesto Deportivo Merlo en un amistoso contra el Atlétio Nacional de Medellín. El equipo verde se lo llevó para ser suplente (“Me pasaba los días de turismo y por la noche lloraba”, recordaba hace poco en una entrevista) hasta que una lesión le abrió las puertas de la titularidad. No la soltaría en 8 años en Nacional. Se convirtió en el jugador con más títulos en la historia del club colombiano, con 13, rubricados con la Libertadores conquistada en el 2016, con Marlos Moreno y Borja en la delantera.

Pero el sueño de Franco Armani era jugar en el equipo de su corazón, River Plate. Y a pesar de que los Millonarios habían repatriado a Germán Lux, no lo dudaron. Hoy Armani es el portero titular y nadie discute su brillantez. Bueno, alguien sí: Diego Maradona. “A Armani todos lo conocemos. Puede pasar un momento muy bueno este muchacho, es un buen arquero pero no es un gran arquero. Chiquito [Sergio Romero] lo es; Chiquito es un gran arquero. Armani es un buen arquero…. ¿Si puede sumarse a la Selección? ¡Cómo no se va a sumar, si hay más gente en la Selección que en la cancha de Ferro! Cómo no se va a poder sumar… Mirá si con todos los que llevó este tipo no se va a poder sumar un arquero”, aprovechó el Pelusa para criticar al portero y de paso a Jorge Sampaoli.

El caso es que Armani puede ir a Rusia 2018… con Colombia. Tuvo casi 8 años para hacerlo, pero el portero tiene una nacionalización pendiente de su etapa con Atlético Nacional, para no ocupar plaza de extranjero. Pero parece que eso quedó parado tras su regreso a Argentina. El caso es que el seleccionador colombiano es también argentino, José Pekerman, como seguro en caso de algún problema con Ospina.

Pero Armani quiere colarse en la lista de Sampaoli con Argentina, y aunque sabe que el puesto de Romero es intocable, sería un premio para una carrera labrada desde abajo y que ahora está en lo más alto. “Se trata de trabajar y esperar la oportunidad, obviamente uno sueña con ese llamado, poder estar en la selección, es un trabajo de varios años. Desde que estuve en Colombia y ahora acá en Argentina, a lo mejor no era muy conocido acá pero día tras día tengo que seguir demostrando y tener un gran nivel”, dijo Armani, el portero del momento en su país.

No Hay Más Artículos