Wayne Rooney no ha marcado un gol en la Premier League desde diciembre. El Everton destituyó a Ronald Koeman y apostó por el muy inglés Sam Allardyce, que tampoco remontó el rumbo de los azules de Liverpool. Se impone un cambio, seguramente en el banquillo de un club que gasta cada vez más y no despega. Pero quizás también Rooney, el hijo pródigo que regresaba al Everton tras hacerse un hombre en el Manchester United, haga las maletas. A Estados Unidos , concretamente. El DC United, la franquicia de Washington, quiere que Wayne Rooney sea la cara del equipo cuando se inaugure el nuevo estadio de la capital norteamericana.

El Washington Post ha informado de que Rooney tiene un 50 % de posibilidades de ser jugador de la MLS cuando acabe la temporada en la Premier League. El DC tiene una de las hojas de pago más modestas de la competición, con sólo un jugador como el llamado designated player, el que puede cobrar más que el resto. Rooney cobra unos 10 millones de dólares en el Everton, y el United estadounidense espera que con la apertura del Audi Field el próximo 14 de julio, los ingresos se multipliquen. El Post asegura que Rooney es la pieza codiciada para atraer nuevos aficionados a la nueva instalación, para 20.000 espectadores, Y es que también llamaron a la puerta de Mario Balotelli, Carlos Tévez y Chicharito Hernández. Incluso tenían una pequeña esperanza de poder atraer a Andrés Iniesta.

Wayne Rooney podría llegar a la MLS a partir del próximo 10 de julio, cuando se abre el período de fichajes en la competición. El delantero inglés, leyenda ya de su selección y del Manchester United, uno de los mayores goleadores de la historia de la Premier League, tiene un año más de contrato con el Everton, pero está tremendamente infeliz con la figura de Allardyce, con el que no hay feeling para dejarle jugar como centrocampista creador de juego. Si el viejo Sam sigue, Rooney podría buscar la salida. En el club de Washington lo esperan con los brazos abiertos.

Bueno, no todos. Reaccionando a la noticia del Washington Post, el diario USA Today critica con dureza el movimiento del DC United, porque no es bueno ni para el equipo capitalino ni para la MLS. ¿Por qué? Porque perpetuaría la imagen de cementerio de elefantes de la competición estadounidense. Y pone en duda la profesionalidad de Rooney, su gusto por la bebida y su dudosa forma física. A pesar de la buena aceptación de Ibrahimovic, consideran a Rooney mercancía caducada. El recibimiento promete ser apoteósico si Rooney decide dar el salto de Liverpool a Washington.

No Hay Más Artículos