Facundo Campazzo tiene 26 años y mide unos generosos 1.80 metros. El base argentino no acumula grandes éxitos en su palmarés porque su rol en la selección nacional es secundario (llamado para torneos como la actual Copa de las Américas) y en Murcia aspira como mucho a meterse en play offs. Sin embargo, el Facu tiene una misión en la vida: llenar las redes sociales de vídeos con sus highights. Y es que Campazzo es uno de los jugadores más espectaculares del baloncesto europeo. Y con Argentina, dejó una de esas jugadas que le encumbran como estrella de las redes sociales y del corazoncito de muchos aficionados al baloncesto.

Con este triple imposible sentenció Campazzo a Canadá en la competición americana de selecciones. «Fue una situación del partido, la tiré para arriba y entró”, se limitó a decir el base argentino. «Lo estamos practicando todo el día ese tiro”, bromeó el seleccionador, Sergio Hernández. Para quienes siguen la trayectoria del Facu, es sólo una jugada más en la lista de joyas del base de Córdoba, tan temerario en su atrevimiento como talentoso, la mezcla necesaria para generar una cantidad ingente de vídeos recopilatorios con jugadas tan imposibles como espectaculares.

Campazzo fue fichado por el Real Madrid, pero en el equipo de Pablo Laso apenas ha tenido oportunidades. Parece que esta temporada que está por comenzar podría ser diferente: sus dos años cedido en Murcia han convertido a Campazzo en el jugador más espectacular de la ACB, uno de los que más minutos juega y elegido en el segundo mejor quinteto de la competición. 15,5 puntos de media y además 6,5 asistencias por partido bien le valen una oportunidad en el primerísimo nivel. Y las necesidades que dejaron la marcha de Sergio Rodríguez y la lesión de Llull en el Madrid pueden abrirle el hueco que lleva años esperando.

“Como a cada jugador, cuando firmé por el Madrid me dieron un Audi A6. Venía de tener un auto normal en la Argentina y pasé a manejar una nave espacial. Era mucho para mí.Con todos los chiches de última generación, al principio no sabía qué botón apretar”, decía Campazzo explicando cómo fue aterrizar en uno de los mayores clubes del mundo desde el Peñarol argentino.

El sueño del Facu sigue: su oportunidad de ser primera espada en el Real Madrid y en la selección parece llegarle después de años lidiando con los rigores de ser profesional (físicamente no era el mejor cuidado del vestuario) y de las sospechas sobre su defensa y constancia en el juego. De fondo, el horizonte de la NBA. Al menos Kobe Bryant y Kyrie Irving ya saben quién es Facu Campazzo.

No Hay Más Artículos