Las heroicas gestas de Juan Martín del Potro y la versión más extraterrestre de Rafa Nadal han sido las principales noticias que ha dejado el US Open en su cuadro masculino. Claro que eso sucedía por una única parte del trayecto. Por el otro asistimos a la confirmación de Pablo Carreño y a la enésima resurrección, la del finalista Kevin Anderson.

El tenista sudafricano es el primer representante de su país en la cita definitiva de un Grand Slam en más de tres décadas, desde que lo consiguiera su tocayo Kevin Curren en 1984. Además, Anderson atesora otra considerable marca: con sus 2,03 metros, será el finalista más alto de siempre en uno de los cuatro grandes.

El africano parecía estar alcanzando su techo allá por 2015. Ese año llegó a las finales en Memphis y Queen’s, siendo superado en ambas por Kei Nishikori y Andy Murray respectivamente. Pero poco después del torneo londinense, en agosto, conquistaba el Abierto de Winston-Salem. Acabaría dicha temporada en su mejor posición ATP, cerrando el top 10.

Sin embargo, 2016 supuso un frenazo total a su progresión. Con un historial bastante similar a Del Potro, aquejado de constantes lesiones. Poco a poco, en esta temporada ha ido recuperando aquella mejor versión, alcanzando la final en Washington, donde sucumbió ante el emergente Zverev. El mayor reto de su carrera lo afronta este domingo, ante el número uno mundial.

Pese a nacer en Johannesburgo, Anderson siente que juega en casa. Se trasladó a Estados Unidos siendo un niño y vive en Florida. Tan cómodo se ha encontrado que ha ido dejando por el camino a un puñado interesante de rivales; empezando por Carreño, pero también al imprevisible Gulbis, al talentoso Coric o al mejor norteamericano del momento, Sam Querrey. Y lo ha hecho como un total outsider.

La lógica anima a inclinarse hacia Rafa Nadal. El español ha recuperado su cetro y está disputando un US Open sensacional. Al otro lado de la pista, Kevin Anderson y su devastador servicio buscarán demostrar, una vez más, que en el deporte no hay nada escrito de antemano.

No Hay Más Artículos