La Vuelta a España 2017 terminó este domingo en Madrid, con dos grandes vencedores: Chris Froome, como ganador de facto de la carrera, y Alberto Contador, bañado en masas en la que se supone que será su última prueba antes de retirarse. La tercera grande por etapas del circuito internacional, revivida en su interés en la semana final tras una quincena de sopor, echó el cierre saludando a los dos ciclistas, los grandes protagonistas por un motivo u otro de una Vuelta mucho más dura para los corredores que interesante para los espectadores.

“Ni siquiera el Tour fue como esto. En Francia hubo un par de días de transición que fueron más relajados, en la Vuelta parecía que todos estaban al límite físico. todos los días había alguien que iba a tope, y quedé expuesto en los Machucos. Estaba muy vulnerable. Me vacié en la contrarreloj, fui mucho más fuerte de lo que debería, y después estaba vacío”, concedió Chris Froome en el podio de Madrid, refiriéndose a los apuros delos Machucos y en el Angliru.

Froome conquista la Vuelta y es el primer ciclista en hacer doblete Francia-España desde Hinault en 1978 y, por descontado, desde que la carrera ibérica hizo la mudanza para el mes de agosto. Ahí complicó sobremanera la temporada de los que planifican el Tour de Francia como objetivo primordial. Froome había insistido pero acumulaba tres segundos puestos hasta lograr su primer triunfo final en la Vuelta. Es el primer británico en ganar la prueba, el primer británico en ganar otra grande que no sea el Tour. Es un día histórico para el ciclismo de las islas.

Como un héroe fue despedido Alberto Contador, vuelta de honor incluida. La afición que se muestra en las carreteras y en las calles al paso de la Vuelta a España parece tener claro el papel en la historia de Contador en su retirada, positivo o no, bajo sospecha o no. El ciclista de pinto dio todo lo que tenía en su última gran carrera: ganó el premio a la combatibidad, consiguió el ansiado triunfo de etapa en el Angliru para mayor gloria de sus seguidores, intentó casi siempre atacar aunque con la connivencia de un pelotón que lo tenía muy controlado, y aunque no logró subirse al podio final, se llevó lo que buscaba: el homenaje del aficionado.

“Ha sido un día mágico, un día que siempre voy a recordar. La entrada en Madrid ha sido inolvidable con toda la gente animándome. Me siento muy afortunado de este adiós, de esta carrera en la que no me he guardado nada, corriendo agresivo como a mí me gusta. Lo he dado todo siempre, ¡el máximo! Y que lo que he hecho de una forma honesta y de todo corazón“, comentó Contador en plena fiesta en Madrid. La Vuelta a España 2017 ya es historia con dos hombres saboreando la gloria final.

No Hay Más Artículos