La actualidad del atletismo español se enfrenta de nuevo a su peor enemigo. Ilias Fifa, marroquí nacionalizado español en 2015, ha sido detenido junto a otras diez personas en el marco de una operación contra el tráfico de sustancias dopantes llevada a cabo por la Policía Nacional, según ha informado el diario La Vanguardia. En total, los agentes han registrado diez viviendas en Madrid, Cataluña y Guadalajara, incluyendo el de Fifa, ubicado en Santa Coloma.

Fifa, de 28 años, entró en España con solo 17 escondido en los bajos de un camión. Como tantas otras personas que hacen el viaje hacia Europa, buscaba una vida mejor. Y pronto empezó a dedicarse al atletismo, mientras vivía en un centro de menores de la Generalitat catalana. Después de mucho tiempo de espera, consiguió la nacionalidad española y rechazó la llamada del equipo marroquí para poder competir con sus nuevos colores.

Su elección se demostró acertada el año pasado, cuando se proclamaba campeón de Europa de 5.000 metros en Ámsterdam. Curiosamente, su compatriota Adel Mechaal fue segundo en dicha prueba, un atleta que fue sancionado por tres controles antidopaje fallidos (luego absuelto por el TAS). Mechaal siempre adujo una cierta laxitud en la puntualidad pero no dio positivo. Su figura centró una fuerte polémica en los últimos meses y en las horas previas a los juegos Olímpicos de Río.

Las reacciones no se han hecho esperar y el entrenador de Fifa, Rafa Caro, ha pedido clemencia a los medios de comunicación en una entrevista en El Confidencial. Porque, de confirmarse todo, aquel joven que llegaba a España a la caza de una oportunidad podría convertirse en el último miembro ilustre de esa (demasiado) larga lista de atletas españoles caídos ante las garras del dopaje.