Pablo Laso llegó al banquillo del Real Madrid como una promesa y lo dejará siendo una leyenda. Un entrenador de otra época del baloncesto haciendo un baloncesto moderno. El deporte ha cambiado mucho desde que los técnicos se podían tirar décadas en el banquillo, de hecho los nombres con los que se puede comparar la trayectoria de Laso en el club blanco (Pedro Ferrándiz y Lolo Sainz) hay que buscarlos en blanco y negro. El Madrid ha renovado al técnico vitoriano hasta el 2020, cuando cumplirá 10 temporadas al frente del equipo blanco.

“Estoy muy contento porque llevar tantos años en un club como el Real Madrid significa que la gente valora el trabajo y el esfuerzo diarios, independientemente de la presión de los resultados y de querer ganar. Todo el mundo sabe lo que significa llevar este escudo“, reconoce Pablo Laso. 14 años de Sainz y 13 de Ferrándiz son los que superan a los que cumplirá Laso si cumple su contrato hasta el 2020, como los más duraderos entrenadores del Madrid, el más laureado club de baloncesto de Europa. Un palmarés que estaba estancado y con la perenne amenaza de clausura de la sección de baloncesto en un club que pasó por sus dificultades económicas antes de Florentino Pérez.

Antes de Laso, el Madrid se tiró casi dos décadas enteras sin final de Euroliga ni ganar la Copa del Rey en España. Todo eso ha cambiado y acumula 13 títulos, incluido el de la gran competición continental. El entrenador vitoriano, base apañado en su etapa como jugador, supo manejar grandes jugadores que le facilitaba el presupuesto del Madrid (Sergio Rodríguez, Rudy Fernández, Sergio Llull, Gustavo Ayón) y ser fiel a una idea de juego ofensivo y alegre que se su “seña de identidad”. “Crear un baloncesto que sea atractivo, que la gente valora y quiera ir al campo a verlo. Nuestra idea de baloncesto es que la gente lo pase bien yendo a ver al Real Madrid”, insiste Laso.

Su última misión, además de seguir sumando títulos, es exprimir lo que le queda en España a Luka Doncic, un fenómeno adolescente que en el Eurobásket ya demostró estar al nivel estelar en el continente, y que está causando estragos en la Euroliga. Casualmente, Doncic llegó a los 13 años al Real Madrid al mismo tiempo que Pablo Laso. Un jugador del futuro para un entrenador que ya es como los del pasado.

No Hay Más Artículos