El Barcelona de baloncesto acumula cinco derrotas seguidas. En apenas 9 días. La locura del calendario del baloncesto europeo, con la Euroliga invadiendo cada vez más fechas, es cruel con los equipos en problemas. Y el azulgrana lo es. En poco más de una semana ha conseguido hacer tambalear todo un proyecto nuevo. La última derrota es, además, histórica: el UCAM Murcia nunca había ganado en el Palau Blaugrana. El 94-97 es una puñalada más a un Barça que lo cambió todo en verano, pero sigue sin sonreír.

Hay director deportivo nuevo (Rodrigo de la Fuente por Nacho Rodríguez), entrenador nuevo (Sito Alonso por el criticadísimo Bartzokas), jugadores nuevos (hasta nueve fichajes). Pero la depresión continúa instalada en el Barcelona. Se creía que el juego metódico, conservador y gris de Xavier Pascual era el origen de todo los males. Eso se comprobó falso con el griego Bartzokas, que no mejoró el juego y además generó serios problemas de vestuario. Los fichajes no respondieron a las expectativas y algunos, como el esperadísimo Tyrese Rice, destrozaron la convivencia. Parecía que todo eso iba a cambiar esta temporada, pero las derrotas se apilan en el casillero del Barça.

“Hace seis días estábamos jugando bien y ahora parece que todo es malo, pero todo comienza por ganar el próximo partido”, decía el eterno Juan Carlos Navarro antes de medirse al UCAM Murcia. En efecto, el Barça arrancó la temporada bien, pero la realidad de la Euroliga le ha deprimido. El equipo de Sito Alonso (un joven pero ya experto entrenador en la órbita de la selección española) echa de menos a Víctor Claver, lesionado desde el arranque de temporada, y una mayor aportación de sus extranjeros. Pero la realidad es que perder ante equipos de presupuestos muy inferiores como Estudianrtes, UCAM Murcia o Estrella Roja no es el mejor de los síntomas.

Y mientras, el gran rival lo tiene clarísimo. Resultados mejores o menos buenos, el Real Madrid tiene un proyecto deportivo fijo alrededor de unos jugadores y de su entrenador Pablo Laso. En Barcelona miran con desespero la falta de dirección y se tiran de los pelos ante el arranque de una nueva temporada que no mejora el pasado inmediato.

No Hay Más Artículos