La temporada 2017 no ha terminado aún pero ya tenemos el fichaje del año en el ciclismo para el próximo año: y la cosa promete. Si no en la carretera (que seguro que también), al menos en los titulares de prensa y en el morbo. Mikel Landa fichó por el Movistar buscando ser líder para cumplir sus aspiraciones deportivas. Nairo Quintana cree que el líder sigue siendo él. Y el choque en la distancia, con titulares cruzados, se ha producido a meses vista de que ambos se vistan el maillot del Movistar juntos por vez primera.

Era bueno saber qué piensa desde su Murcia natal, en plena recuperación tras su grave caída en el Tour de Francia. Valverde, con un palmarés envidiable y en el tramo final de su carrera, compartirá equipo con Nairo Quintana y Mikel Landa. Hace tiempo que Valverde ha dejado a un lado su ego: sabe lo que puede hacer, lo que no y vive perfectamente en paz sabiendo que no ganará el Tour porque puede ganar muchas etapas y pruebas cortas todavía. Así que sería interesante saber qué piensa de los dos nuevos gallos que tendrá el murciano en su corral.

Quintana disparó primero en una entrevista a El País. “Eusebio [Unzúe, director de Movistar] hizo este buen fichaje y cada uno tendrá su lugar. Como líder del equipo que soy, Landa es bien recibido. Para nosotros es una gran ayuda en carreras que posiblemente antes tenía que hacer yo por cumplir tanto con el equipo y con el patrocinador. Antes tenía que estar yo allí y ahora habrá una persona más cubriendo ese tipo de competiciones y luego estaremos en las más importantes que creamos que me harán llegar en buen estado al Tour”, declaró el colombiano. Es decir, una buena meada para marcar el territorio y decir que aquello que no le apetezca correr, lo hará Landa.

A Mikel no le sentó muy bien. Recién escapado de la sombra de Chris Froome para querer volar solo, lo último que quería escuchar era que iba a ser subordinado de un ciclista inferior al británico. Cuando le llegó a sus oídos en China que Quintana había dicho en la presentación del Tour 2018 que el colombiano daba por hecho que sería jefe de filas y que “siempre será así”, el entorno de Landa dejó caer que ya no le gustaba la música que se tocaba. La respuesta oficial en manera de entrevista en Mundo Deportivo deja un contundente titular: “Evidentemente, me gustaría tener otra bienvenida, pero voy a su casa, como quien dice y por lo que veo, no es de su agrado. Yo creo que Eusebio -Unzué- sabrá gestionar bien nuestros egos y sacar el máximo de cada uno”.

La respuesta del vasco tuvo un gran eco en Colombia. Quintana viene de hacer un Tour de Francia decepcionante (12º). Landa quiere brillar libre del trabajo del Sky en la gran prueba por etapas. Unzué tiene mucho trabajo por hacer enun corral con dos gallos.

No Hay Más Artículos