Los adjetivos para Rafael Nadal Parera se acabaron hace tiempo. Simplemente, queda rendirse a los pies del deportista español más grande de toda la historia. Lo tienen que reconocer hasta sus detractores (que también los hay), aquellos que cometieron el sacrilegio de enterrar a un tenista legendario demasiado pronto. El 2017 del manacorí echa por tierra sus cuestionables argumentos.

Nadal ha confirmado en el Masters 1000 de París que acabará la temporada como número uno del mundo, convirtiéndose en el más veterano de todos los tiempos en conseguirlo. Una longevidad con la que nadie contaba dado su peaje físico, las lesiones y lo cada vez más exigente del calendario ATP. Lo hace, por supuesto, en plena batalla por levantar el último grande del curso, la antesala de la Copa de Maestros que se celebrará en Londres. Rafa lo celebró junto a sus aficionados en las redes sociales:

El jugador español demostró desde el principio que los meses de descanso a finales de 2016 habían surtido efecto. Nadal compitió de maravilla en Australia, cayendo en la gran final ante Roger Federer. Mantuvo el nivel en la pista dura hasta llegar a la última ronda también en Acapulco y Miami, justo antes de que llegase su terreno: la tierra batida.

Ahí fue donde Rafa Nadal volvió a reinar, acumulando 24 triunfos y una sola derrota, ante Dominic Thiem en Roma. Levantó los torneos de Montecarlo, Barcelona y Madrid antes de aplastar toda competencia en Roland Garros, su escenario fetiche, en cuya final aniquiló a Stan Wawrinka. El Rey de la Tierra había regresado.

Sin embargo, Nadal todavía tenía un as guardado bajo la manga. Aprovechando las innumerables ausencias de jugadores del top 10, el mallorquín sorprendía sobre el asfalto de Nueva York y sumaba el US Open a su excelsa temporada. Una en la que ha logrado, hasta hoy, 66 victorias por solo 10 derrotas y en la que acabará en lo más alto de la ATP por cuarta vez en su carrera (igualando a John McEnroe, Ivan Lendl y Novak Djokovic).

Lo mejor para todos los aficionados al tenis: tenemos Rafa Nadal para rato.