La victoria del estadounidense Jack Sock en el Masters 1000 de París ha completado el cuadro de participantes de la Copa de Maestros de Londres, que dará comienzo el próximo día 12 de noviembre. Con la incógnita de Rafa Nadal, ausencias muy destacadas (Murray, Wawrinka, Djokovic…) y hasta cuatro debutantes queda configurado el último gran torneo de la temporada ATP. Estos son sus contendientes:

Rafael Nadal: el número uno del mundo llega a Londres con serias dudas debido a su estado físico. Sufrió en París para ganar a Pablo Cuevas y luego tuvo que retirarse antes de medirse a Krajinovic. Si la rodilla se lo permite será uno de los favoritos al triunfo final.

Roger Federer: prefirió saltarse el torneo parisino para presentarse más fresco en Londres. Ganó en Basilea hace apenas una semana y ha competido a un nivel excelso en asfalto durante toda la temporada. Con permiso de Nadal, el otro principal candidato a relevar al último campeón, Andy Murray.

Alexander Zverev: el alemán de 20 años es la gran confirmación del 2017. Ha levantado dos Masters 1000 (Roma y Copa Rogers) y ha rendido en todas las superficies. Si está concentrado al 100%, podría ser la mayor alternativa a los dos grandes favoritos.

Dominic Thiem: a diferencia del anterior, el austriaco ha vivido una temporada bastante discreta, viendo frenada la progresión que venía anticipándose desde hace año y medio. Además, su rendimiento suele bajar en asfalto, por lo que es difícil imaginarle como una opción fiable.

Marin Cilic: el finalista de Wimbledon cuenta posiblemente con el servicio más poderoso de los ochos tenistas que acuden a Londres, y buena parte de sus opciones pasan por ahí. Muy irregular, capaz de complicar a cualquiera pero también de hacerlo consigo mismo,

Grigor Dimitrov: la eterna promesa búlgara asoma la cabeza tras un 2017 muy superior a su desastroso año precedente. Su principal aval, el triunfo en el Masters 1000 de Cincinnati. A sus 26 años, le llega la hora de explotar definitivamente y Londres es un escenario ideal para hacerlo.

David Goffin: otro jugador muy inconsistente, capaz de aguantar el peloteo más eterno al mismísimo Nadal pero también de irse de los partidos durante largos periodos. Igual que Thiem, ha vivido un año bastante gris, sin señales evidentes del siguiente salto en su carrera.

Jack Sock: último tenista en conseguir su billete londinense tras conquistar el Masters 1000 de París. Primer representante de Estados Unidos desde el 2011, aterriza en la capital británica con la moral por las nubes. El último gran torneo del año se disputa, además, en su superficie preferida.