El Masters de Londres, última gran cita del calendario ATP, no sería lo mismo sin el número uno del mundo. Rafa Nadal lo sabe. Y por ello, pese a los problemas físicos de las últimas semanas, el español acudirá finalmente a la pista londinense para defender su tan privilegiada posición y pelear “por ganar el torneo”.

Tras su retirada del Masters de París, justo antes de disputar los cuartos de final ante Filip Krajinovic, mucho se especuló sobre la ausencia del mallorquín junto a los mejores de la temporada. Se le veía con una rodilla vendada y sufriendo muchísimo contra Pablo Cuevas. Pero Nadal está hecho de otra pasta y hasta el sorteo ha premiado su coraje (a priori).

El tenista español ha resultado encuadrado en el grupo A, denominado Pete Sampras, junto a Dominic Thiem, Grigor Dimitrov y David Goffin. Contra este último debutará el próximo lunes 13 de noviembre, a las 21 horas. Nadal se ha medido a sus tres rivales en nueve ocasiones durante este 2017, y sólo Thiem fue capaz de derrotarle en Roma. El balance de Rafa contra los tres es positivo: 5-2 frente a Thiem, 10-1 con respecto a Dimitrov y 2-0 ante Goffin. Jugadores, todos ellos, bastante imprevisibles e irregulares.

En el grupo B, bautizado Boris Becker, han quedado acomodados Roger Federer, Alexander Zverev, Marin Cilic y Jack Sock. El legendario tenista suizo y el estadounidense, reciente campeón en París, abrirán el torneo este domingo a partir de las 15:00. Federer se presenta como la principal amenaza de Nadal, cuyo mejor resultado en el Masters son las finales del 2010 y 2013.

“No estaría alargando la temporada si no pensara que pudiera ser competitivo y estar para jugar. Estoy aquí para intentar ganar el torneo. Es mi ilusión y mi motivación y trabajo para que así sea”, aclaró Nadal en una entrevista a la agencia EFE. Cualquiera se atreve a dudar de su palabra.