Rafael Nadal se habrá retirado por lesión del Masters que se disputa en Londres, pero al menos ha obtenido otra victoria, también importante y valiosa, fuera de las pistas. La justicia francesa ha condenado a la ex ministra de Salud y Deportes gala, Roselyne Bachelot, a pagar una indemnización por daños y perjuicios al tenista español, a quien acusara de dopaje en una aparición televisiva en 2016.

De acuerdo con la resolución del Tribunal Penal francés, Bachelot deberá pagar a Nadal un total de 10.000 euros, si bien la defensa del mallorquín reclamaba 100.000 para donarlos a alguna ONG u otra organización benéfica. Además, la ex ministra en los tiempos de Nicolas Sarkozy también recibió una multa de 500 euros exentos de cumplimiento (solo tendrá que pagarlos de producirse reincidencia).

“Es sabido que la famosa lesión de Nadal, cuando estuvo parado 7 meses, fue por dar positivo en un control”. Aquella había sido la perla lanzada por Bachelot en el canal francés D8. Sin aportar ninguna prueba, por supuesto. Nadal, cansado de acusaciones del estilo, solicitó entonces a la Federación Internacional de Tenis que publicara sus controles antidopaje.

En este sentido, el abogado de Bachelot criticó la “cultura de ocultación de controles positivos”, pero el de Rafa devolvió el servicio entregando al juez un informe médico sobre el tenista. En él se evidenciaba un problema grave en el tendón de la rodilla izquierda.

Hace poco más de un mes, el propio Nadal señalaba las razones detrás de su denuncia. “No es una cuestión de dinero, sino de honor. Viniendo de una ex ministra es algo suficientemente grave como para tomarlo en serio”, sentenció el número uno del mundo durante el Masters 1000 de Shanghai. Punto, set y partido para el mallorquín.

No Hay Más Artículos