La Fórmula 1, para disgusto de alguno de sus protagonistas, ha cambiado su logotipo de los últimos años, pero a cambio recupera uno de los emblemas más admirados en las carreras. Alfa Romeo volverá a tener escudería en la temporada 2017/2018 del Gran Circo tras el acuerdo al que ha llegado con el constructor suizo Sauber.

Sobre un Alfetta de la marca hoy integrada en el Grupo Fiat, Giuseppe Farina y Juan Manuel Fangio vencieron en los primeros Campeonatos del Mundo de Fórmula 1, en 1950 y 1951, respectivamente. Pero en esta ocasión los del Biscione (la serpiente con cabeza de dragón sobre campo azul, símbolo de la casa Visconti) no volverán como constructores. Su emblema decorará y dará nombre a los bólidos del equipo Alfa Romeo Sauber F1 Team que rugirán con motor de Ferrari en una carrocería concebida en Hinwil.

Hacía 30 años que el nombre de Alfa Romeo no se paseaba por los circuitos. Aunque solo sea como decoración de los monoplazas Sauber, su retorno agradará a los nostálgicos de las carreras. “Los fanáticos de Alfa Romeo tendrán una vez más la oportunidad de apoyar a un fabricante de automóviles que está decidido a comenzar a escribir un capítulo nuevo y emocionante en su legendaria y única historia deportiva”, afirma Sergio Marchionne, CEO de Fiat Chrysler Automobiles.

El otrora equipo de Peter Sauber atesora también una historia de 25 años, que lo ha convertido en uno de los nombres más reconocibles del paddock. En los últimos tiempos bastante ha hecho con resistir, primero de la mano de Monisha Kaltenborn, la primera mujer jefe de equipo de la Fórmula 1, y más tarde con la dirección de la firma Longbow, que compró la escudería en 2016.  Los nuevos gestores han cerrado un compromiso que no solo envolverá con un halo de prestigio a la escudería, sino que también debería ayudarla a progresar en la pista. Sauber fue el último clasificado del campeonato de constructores, con solo cinco puntos.

Según el Diario As, los asientos de los nuevos Alfa Romeo tendrían ya propietarios para cuando se vuelvan a abrir los boxes: debutará el monegasco Charles Leclerc, campeón de Fórmula 2, y continuará el sueco Marcus Ericsson, pese a que fue su compañero de este año, el germano Pascal Wehrlein, quien consiguió los únicos puntos del campeonato. Sin embargo, los patrocinadores de Ericsson yudaron a salvar el equipo con su dinero en un momento crítico y eso no se olvida.

Con un nuevo escudo de rancio abolengo italiano en el chasis, todos en Sauber esperan que ahora regresen los momentos de éxito.