Por cuarta temporada consecutiva, los aires de Brisbane no le sientan bien a Garbiñe Muguruza. La tenista española ha tenido que retirarse en la segunda ronda del torneo australiano, ante la serbia Aleksandra Krunic, después de sufrir unos calambres cuando sacaba en el tercer y último set. La número dos de la clasificación WTA tuvo que ser atendida en la pista después de ese servicio y ya no pudo continuar.

“Me sentí mal en el segundo set cuando estaba 2-0 arriba. Empecé a sentir calambres en las pantorrillas”, señaló Muguruza. En efecto, la segunda manga reveló que algo no iba bien, pues la española la cedió después de haberse colocado 5-2. Las condiciones en Brisbane siempre son muy duras, con temperaturas en torno a los 30 grados y elevada humedad.

Con esta retirada, la ganadora del último Wimbledon pierde toda opción de recuperar el trono de la WTA, ahora mismo en poder de la rumana Simona Halep, antes del comienzo del Open de Australia el próximo día 15 de enero. El año pasado en Melbourne alcanzó los cuartos de final. La lucha por el número uno del circuito femenino volverá a estar apasionante con el regreso de Serena Williams tras una temporada con cinco números uno distintos.

Por otro lado, en el cuadro masculino, también se retiró de Brisbane Andy Murray, aunque en el caso del escocés sin haber saltado a la pista. El británico debía medirse al estadounidense Ryan Harrison en su primera aparición en muchos meses pero comunicó su abandono por molestias en la cadera.

Murray intentará llegar ahora a la cita de Melbourne, al igual que Novak Djokovic, quien hace unos días también descartó participar en una exhibición en Abu Dabi a causa de dolores en un codo. Así pues, complicaciones para todos y todas en el arranque de la competición tenística mundial.

No Hay Más Artículos