La semana tenística ha estado dominada por la noticia de la exclusión de Andy Murray en el Open de Australia. Aún así, la acción ha comenzado y ya tenemos decididos los dos primeros títulos ATP de la temporada 2018. El de Pune, en India, ha ido a parar a manos de Gilles Simon y el de Doha, en Qatar, a las de su compatriota Gael Monfils. Dos triunfos franceses para arrancar la temporada.

El veterano Simon, de 33 años, fue el primer campeón del curso. Lo hizo tras superar en la final del ATP 250 de Pune al sudafricano Kevin Anderson, último finalista del US Open, por 7-6 y 6-2. Es un esperanzador comienzo para el tenista galo, muy en la cuesta abajo durante los doce meses previos, en los que disputó veinticinco torneos pero sin alcanzar ni siquiera una semifinal.

En esta ocasión, Simon ofreció su mejor juego, rompiendo el poderoso servicio de Anderson hasta en tres ocasiones. La semana del pequeño y talentoso tenista galo acaba de la mejor manera, en la que también dio buena cuenta de otros cabezas de serie como Marin Cilic y Roberto Bautista.

Unas horas más tarde, su compatriota Monfils confirmó el gran domingo para el tenis francés al proclamarse campeón en el ATP 250 de Doha. El jugador de 31 años, que no disputó la semifinal debido a la retirada por fiebre del austríaco Dominic Thiem, llegó fresco al último partido y batió al joven ruso Andrey Rublev por 6-2 y 6-3. Monfils, que participó en el torneo qatarí como invitado, consigue al fin un título en el que ya fue finalista en tres ocasiones. El galo hizo valer su mayor experiencia ante el ruso de 20 años, una de las mayores promesas del circuito pero que debe pulir varios aspectos (cometió 33 dobles faltas en los últimos cuatro encuentros). Ahora queda todo listo para el Abierto de Australia, la primera gran cita del año donde las grandes raquetas deben empezar a mostrar sus cartas para la temporada.

No Hay Más Artículos