Ha sido una cuarta jornada de luces y sombras en el Open de Australia. La cara de  la moneda la ha personificado principalmente Novak Djokovic, vencedor sobre el francés Gael Monfils, reciente ganador en Doha; por otro lado, la cruz se la han llevado Stan Wawrinka o David Goffin, dos tenistas en el top 10 que dicen adiós en la segunda ronda.

Djokovic afrontaba tal vez el reto más grande de todo el carrusel de favoritos, pues Monfils es un jugador impredecible, detalle que quedó patente en el primer set, caído del lado del galo. Sin embargo, ello espoleó al balcánico, que dio la vuelta al encuentro en un abrir y cerrar de ojos, cediendo sólo siete juegos de ahí en adelante. En tercera ronda se medirá al español Albert Ramos, un buen test para medir si la recuperación del serbio y su momento de juego, como el de Rafa Nadal, son reales.

En el lado opuesto de la balanza, dos nombres propios. El primero, el apodado Stan the Man, empequeñecido ante el sorprendente Tennys Sandgren, número 97 de la ATP. El estadounidense sacó a relucir su mejor repertorio y evidenció los problemas físicos del suizo, con visibles cicatrices en su rodilla derecha, aún no preparado para competir a cinco sets. El norteamericano le superó por 6-2, 6-1 y 6-4 y ahora se batirá con el alemán Maximilian Marterer, verdugo de Fernando Verdasco.

Wawrinka no fue el único de los favoritos en despedirse de Melbourne, porque el brillante pero irregular Goffin también presentó su peor cara. El belga, finalista de la última Copa Masters, cayó ante el veterano francés Julien Benneteau, de 36 años, en un largo partido con dos tie-breaks. El número 7 del mundo sufrió una barbaridad con las altas temperaturas, casi rondando los 40 grados, y terminó sacando bandera blanca.

El que no dio opción a sorpresas fue Roger Federer, vigente campeón, que superó sin demasiados apuros al alemán Jan-Lennard Struff. Sudó más Dominic Thiem ante Denis Kudla (al quinto set), mientras Alexander Zverev o Juan Martín del Potro tardaron menos en despachar a Gojowczyk y Khachanov, respectivamente.

No Hay Más Artículos