Noruega machacó 39-28 el martes a Austria y se clasificó para la segunda fase del Europeo de Balonmano Masculino que se está disputando en Croacia hasta el próximo 28 de enero. Pero la actuación de los jugadores nórdicos importa mucho menos en este momento que su respuesta a las acusaciones de Nora Mork, la gran figura del momento en el balonmano de su país. Mork anotó 66 goles, más de siete por encuentro, en el Mundial de Alemania 2017 donde el combinado femenino ganó la medalla de plata. Entonces ya había denunciado que alguien había robado fotos íntimas de su teléfono móvil. Pero ahora señala con el dedo a sus compañeros como responsables de haberlas difundido en las redes sociales y acusa a la Federación de tapar el escándalo para no perjudicar las opciones de los hombres en el torneo continental.

La jugadora de 26 años vivió un calvario al descubrir imágenes de desnudos suyos en internet. Lo contó en una entrevista televisada el pasado mes de noviembre: “No creo que la gente entienda lo que puede provocar una exposición así. Estoy acostumbrada a que juzguen mis actuaciones en la pista, pero que se metieran en mi vida privada de forma tan agresiva me hizo sentir insegura, atemorizada”. El caso se creía resuelto con la confesión de un hacker de 21 años que se responsabilizó del robo de las fotografías. Pero para Mork no termina ahí.

La campeona mundial y europea, medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Río 2016, acaba de revelar en otra entrevista para un periódico de su país que los jugadores de la selección masculina de Noruega estuvieron compartiendo sus fotografías privadas. La lateral derecha del Györi Audi ETO KC ya había denunciado a 15 personas por difundir ese material y había recibido apoyo público de la primera ministra del país nórdico en un caso que sirvió como ejemplo de los ataques a la privacidad que se cometen en las redes sociales. Ahora afirma que el equipo de hombres participó de su escarnio sin que la Federación de Balonmano los amonestase públicamente para no distraer las opciones del equipo en el Europeo de Croacia.

La versión de los jugadores noruegos difiere. Según el capitán nacional, Bjarte Myrhol, ellos fueron los que avisaron en su día a Mork de que sus fotos circulaban por la red: “Fue muy importante para mí contarle que todo el equipo estaba de su lado y la apoyaba”. “Creímos necesario que supiera que no compartimos las fotos ni nos reímos de ella”, añadió. Otro jugador, Sander Sogesen, rechaza las acusaciones de la estrella femenina y afea su proceder: “Está claro que no te quedas con buenas sensaciones cuando el diario más grande de Noruega dice en portada que has acosado a alguien sexualmente”. Desde la Federación sostienen que no se ocultó nada y que los jugadores borraron las imágenes recibidas. El propio presidente del balonmano noruego se habría disculpado en privado con la jugadora.

Nora Mork mantiene que no es su intención desastabilizar a la selección masculina en medio de la competición y que no puede elegir el momento de su denuncia: “Son ellos los que no quieren darme una disculpa pública y me han obligado a sacarlo a la luz”. Si no satisfacen su demanda, apoyada en una carta por seis integrantes del equipo femenino, la jugadora amenaza con retirarse del combinado nacional y privar al balonmano noruego de su mejor artillera.

No Hay Más Artículos