Los caminos de Garbiñe Muguruza y Conchita Martínez vuelven a unirse. La tenista española y la ex capitana de los equipos de Copa Davis y Copa Federación trabajarán juntas de nuevo con el objetivo de enderezar el rumbo de la actual número 4 de la clasificación WTA, cuyo arranque de temporada no ha sido todo lo positivo que cabría esperar, incapaz de responder a las expectativas desde que alcanzara el número uno en el tramo final del 2017. La propia jugadora anunció la noticia a través de sus redes sociales.

Martínez se une así al equipo liderado por el entrenador francés Sam Sumyk, tal como hiciera durante el pasado año durante la histórica conquista de Wimbledon. El asesoramiento de la aragonesa funcionara entonces, y ahora Muguruza busca el mismo resultado para dejar atrás la mala gira australiana, que comenzó con su retirada en Brisbane y terminó con su sorprendente derrota en el primer Grand Slam del curso a manos de la taiwanesa Hsieh.

En principio, Conchita acudirá junto a la tenista de origen venezolano a los torneos de Doha, Dubai, Indian Wells y Miami. Para la aragonesa, historia viva del tenis español tras ser la primera en ganar en Wimbledon, se trata de su reaparición en la escena competitiva desde que la Federación Española de Tenis decidiera fulminarla de sus cargos de capitana allá por septiembre, una decisión que levantara un enorme enfado entre la afición.

“Volver a trabajar al lado de Garbiñe es muy gratificante. Es una gran profesional y muy trabajadora, con unos niveles de intensidad y exigencia siempre altos, por lo que es un gran reto para mí esta nueva etapa junto a ella”, explicó Martínez desde Doha, donde tendrá lugar el próximo torneo WTA para Muguruza. Ojalá los resultados las acompañen como hicieran sobre la hierba londinense. La vertiente psicológica de Garbiñe, además de su resistencia física, serán las claves del trabajo de Conchita.

No Hay Más Artículos