El Barcelona de baloncesto era una institución en llamas. El despido de Sito Alonso como entrenador dejó al descubierto otro error de la dirección deportiva, que a su vez es nueva tras los errores de la pasada. El técnico madrileño salió echando pestes con escaso disimulo, y la lupa pasó de nuevo a los jugadores, a pesar de que 9 de ellos son nuevos respecto a la temporada anterior. El Barça decidió darle el timón del equipo al veterano Stanislav Pesic, un hombre cuyo rostro sacado de un episodio de Homeland ya impone respeto, y que ya había dirigido a loz azulgrana en el pasado. El curtido estratega balcánico ha ejercido su alquimia y el Barcelona se anotó la Copa del Rey contra casi todo pronóstico, venciendo 90-92 al Real Madrid en la final.

Lo que hace una semana parecía un equipo muerto y sin rumbo, lleno de jugadores que parecían ajenos a la responsabilidad que supone vestir los tirantes del Barcelona, de repente en la vibrante Copa del Rey del baloncesto español se convirtió en un equipo campeón, frenando al Real Madrid, ganador de las últimas 4 ediciones del torneo. El Barça no levantaba un título importante desde el 2014, cuando lo dirigía el muy criticado Xavi Pascual. La prensa catalana ya habla del efecto Pesic, pero resulta complicado pensar que la mano del balcánico sea tan mágica. Hasta el punto de que el también discutidísimo desde hace años Ante Tomic domine de manera abrumadora a los gigantes del Madrid, Gustavo Ayón y Edy Tavares.

Tomic mandó en la pintura y el Barça anotó 92 tantos en un partido que empezó con un ritmo más propio a los azulgrana pero se acercó a los guarismos donde el Real Madrid se encuentra más cómodo. El equipo de Pablo Laso, a pesar del gran torneo de Facu Campazzo (respondiendo a la responsabilidad tras la lesión de Llull), no pudo con el renacido Barcelona de Pesic, que eso sí recibió una pequeña ayuda con la falta obviada sobre Taylor en el intento de palmeo que hubiera forzado la prórroga en el último segundo. A esa jugada se aferra el Madrid a pesar de un pésimo tercer cuarto que le costó mucho remontar.

“Yo tengo mi filosofía pero en esta situación en la que llegaba tienes que adaptar la mentalidad de los jugadores. Soy entrenador desde hace 35 años, tengo experiencia y se ha visto que esa experiencia es todavía de calidad. Ahora vamos a por la liga”, dijo Svetislav Pesic tras levantar la Copa del Rey. Sorprendidos por el repentino éxito hay muchos, los primeros los miembros del equipo técnico del despedido Sito Alonso.

zfdbvzdbzdfb v dnmfg zdkjfhgjdkfg