Alexander Zverev protagonizó la temporada pasada una de las mayores progresiones que se recuerdan en el circuito de la ATP. El joven tenista alemán, con 20 años recién cumplidos, ganó dos Masters 1000 a lo largo de 2017, el de Roma imponiéndose a Novak Djokovic y en el de Montreal, a Roger Federer. Casi nada. Y una de las figuras más relevantes en semejante explosión fue el ex tenista español Juan Carlos Ferrero, que se incorporó a su equipo en verano y bajo cuya tutela conquistó no sólo la citada pista canadiense sino también la de Washington. ¿Pero qué le ocurre en este 2018?

Aunque no se había hecho público hasta ahora, el español que fuera número 1 mundial dejó de trabajar junto al jugador de Hamburgo a la finalización del Open de Australia. Zverev había decepcionado en un Grand Slam, tal como había sucedido en el US Open meses atrás, cayendo ante el sorprendente surcoreano Hyeon Chung por un marcador que incluía un sonrojante 6-0 en el set decisivo. Así pues, la situación exigía cambios y uno de ellos sería la salida de Ferrero de su equipo. 

La razón fundamental, al margen del mal momento de, Zverev, actual número 5 del ranking ATP, son las considerables diferencias a nivel profesional. Mientras el español ocupaba un puesto secundario a la sombra del entrenador, papá Zverev, sí pretendía equilibrar a Sascha en cuanto a su profesionalidad dentro y fuera de la cancha. Algo a lo que, supuestamente, el joven germano no estaba dispuesto, más inclinado a una libertad total al margen de entrenamientos y torneos. 

Ya huérfano de la presencia de Ferrero, Alexander Zverev continúa lejos de su mejor versión. La pasada semana, esa en la que Roger Federer recuperó el trono de la ATP, ofreció un rendimiento muy gris precisamente en Rotterdam, donde se despidió en segunda ronda frente al veterano italiano Andreas Seppi. A partir del próximo lunes reaparecerá en Acapulco, donde podría contar con una nueva incorporación en su equipo en la figura de Boris Becker, anterior entrenador de Djokovic. ¿Conseguirá Zverev con él reconducir su prometedora carrera? ¿O aprenderá de los peores tics que han comprometido la vida fuera de las pistas del mítico tenista alemán?

No Hay Más Artículos