Empleando sus propias palabras, se cumplieron los peores presagios. La lesión que obligó a Rafa Nadal a retirarse del torneo de Acapulco a principios de semana era más grave de lo esperado, concretamente en la misma zona que le apeó del Open de Australia. El resultado, tan adverso para el español  para el tenis en general, es que no podrá participar en la venidera gira norteamericana, que incluye los Masters 1000 de Indian Wells y Miami

Así lo ha anunciado el propio jugador mallorquín en sus cuentas oficiales de Facebook y Twitter, aclarando además que espera estar preparado para el retorno a la acción en los primeros torneos de tierra batida. Tradicionalmente, Nadal se estrena en su superficie predilecta en el Masters 1000 de Montecarlo, que esta temporada se disputa entre el 15 y el 22 de abril. 

Nadal defendía final en Miami y los octavos en Indian Wells, por lo que su ausencia provocará la pérdida asegurada de 690 puntos en el ranking de la ATP, en el que permanece en segunda posición. Lo más importante es, por supuesto, la recuperación total de esos problemas en el psoas-ilíaco de su pierna izquierda, aunque es obvio que el balear hará todo lo posible por recuperar el cetro mundial en la gira sobre polvo de ladrillo. 

Curiosamente, ese es el periodo del curso que su gran rival por el trono, Roger Federer, se saltó en 2017 para llegar al máximo a los torneos de hierba. El suizo no puede sumar en Indian Wells y Miami como vigente campeón, pero la diferencia entre ambos aumentará de todas formas al no acudir el español. Nadal se verá obligado, casi con toda seguridad, a otra temporada de tierra perfecto si quiere aspirar otra temporada más al número uno de la ATP. Así pues, la situación no podría ser más apropiada para los intereses del mito suizo, en una semana marcada por el recibimiento del premio Laureus a mejor deportista del 2017. 

Otra gran incógnita sobre el futuro más inmediato de Rafa Nadal es qué ocurrirá en la eliminatoria de cuartos de final de la Copa Davis ante Alemania. Dicho enfrentamiento se disputará antes de su teórico regreso en tierra batida, entre el 6 y el 8 de abril, y que precisamente podría tener lugar en las Baleares, su casa. 

No Hay Más Artículos