A Dayton Moore, el general manager de los Kansas City Royals de la MLB, le preocupan los hábitos de sus jugadores. Y entre los comportamientos perjudiciales para la vida dentro y fuera del diamante, señala la afición a la pornografía. Es por eso que 200 miembros del cuerpo deportivo, técnico y administrativo del equipo de béisbol han asistido a un seminario antipornografía como parte de las actividades del campamento de entrenamiento primaveral que todas las franquicias organizan antes de la nueva temporada. 

Moore sostiene que el porno tiene una relación directa con la violencia machista en la sociedad. Lo afirmó el pasado mes de agosto, sin que nadie entendiese muy bien a cuento de qué, después de que su pitcher Danny Duffy fuese arrestado por conducir bajo los efectos del alcohol. La policía se encontró al lanzador inconsciente al volante en el pasillo de los pedidos para llevar de un Burger King. En la rueda de prensa ofrecida para explicar la reacción del equipo, el responsable de los Royals afirmó: “Hemos hecho cosas de liderazgo con nuestros jugadores. Somos muy transparentes con lo que ocurre en nuestro deporte, no solo con las drogas y el alcohol. Hablamos sobre la pornografía y los efectos que tiene en las mentes de los jugadores y en las distracciones, y sobre cómo eso conduce al abuso, al abuso doméstico de las mujeres, cómo influye en las relaciones… Hablamos de un montón de cosas”. 

La inexistente relación de una borrachera en un Burger King con la pornografía era lo de menos. La idea transmitida por Moore acerca de los supuestos perjuicios del porno, fue celebrada en unas oficinas de Salt Lake City, la capital del estado de Utah, conocido por su adhesión a la religión mormona. Allí se ubica la fundación Fight The New Drug (Combate contra la Nueva Droga -la nueva droga, por si hay que aclararlo, sería el porno). Representantes de esta organización que tiene por lema “El porno mata el amor” fueron los encargados de ofrecer una charla contra la pornografía a todo el staff de los Kansas City Royals, invitados por Dayton Moore

En una nota revestida de una épica innecesaria, Fight The New Drug explica cómo “un equipo de gestión de los Royals voló hasta nuestros cuarteles mundiales para poner en común como nos podíamos asociar en esta lucha por el amor” (Nota: a los estadounidenses les encanta colocar el calificativo “mundial” a cualquier invento local. Los campeones de sus ligas profesionales se autodenominan “campeones mundiales”. Recordemos que esta fundación tiene una única sede en Salt Lake City, que no pasa por ser la capital del mundo, precisamente).

De aquella reunión surgió la idea del seminario. En él aleccionaron a los beisbolistas de los Royals “sobre investigaciones y cómo el porno tiene el potencial de influir en su bienestar general, productividad y rendimiento, así como en su imagen personal, teniendo en cuenta lo mucho que están en el foco de atención y bajo el escrutinio público. Esto es algo que puede impactarlos con un efecto en sus carreras, y fueron súper receptivos a la información que les ofrecimos”. 

La información disponible sobre el seminario demuestra que consistió antes en una campaña antiporno que en una sesión contra esos abusos y violencia machista que, según Dayton Moore, se pueden alimentar con el visionado de pornografía. Medios estadounidenses como The Daily Beast han documentado que Fight The New Drug es una fundación estrechamente relacionada con la iglesia mormona. Su fundador, Clay Olsen, misionario mormón, decidió combatir la pornografía después de que un primo suyo fuese encarcelado por “crímenes de naturaleza sexual” que él mismo habría atribuido a su “larga adicción a la pornografía”. 

Las reacciones al seminario de miembros de los Kansas City Royals, como el preparador físico Austin Womack parecen extraídas de un manual religioso del arrepentimiento: “Mi historia personal con la adicción al porno comenzó cuando tenía 12 o 13 años y se intensificó durante el instituto. (…) Todavía me enfrento a la tentación todo el tiempo. Es duro. Es una batalla diaria. Pero es una batalla ganable y las repercusiones positivas de derrotar a esta adicción hacen que la pelea valga la pena. Mi vida es la prueba”. 

Mientras otros equipos como los New York Yankees hacen su pretemporada junto a estrellas de la NFL como Russell Wilson, los Kansas City Royals han decidido emplearla en dejar de ver porno. El impacto que esto tendrá en sus resultados para la nueva temporada son todavía una incógnita. Lo que no van a ser desde luego es una equis (o triple equis). 

Today I had the honor of listening to Clay and the rest of the guys at @fightthenewdrug present on the harmful effects of pornography. Words really can’t express how much fighting the battle against pornography addiction means to me, and how grateful I am to be a part of the @kcroyals organization, the first organization in professional baseball to actively fight against porn addiction. It says a ton about the kind of men we have in leadership roles and it makes me even more eager to serve under them. – My personal story with porn addiction started when I was around 12-13 and it accelerated into an addiction throughout high school in college. In those years if you would’ve asked me if I had an addiction I would’ve said “Heck no. Addiction is for stuff like alcohol and drugs.” Especially because of how normal porn is in our society today. All my friends watched it. It really wasn’t a big deal. – It wasn’t until I actively started to fight this addiction, and see victory in this addiction, that I began to realize that there were areas of my life that were negatively affected by my porn addiction. My relationships with girls was the main victim, but it also affected other things like my sleep habits. Also, it’s a super tough addiction to beat, which confirms to me that this thing really is an addiction. – The last few years I have been battling this addiction I would see victory for a month or two and then I would relapse back into it for a few weeks before getting clean again. It was a roller coaster. I knew I wanted to get clean, and I thought I knew how to, but I had yet to see sustained progress. This is where @fightthenewdrug comes in. – 5 months ago I started the Fortify Program @joinfortify offered by @fightthenewdrug. Since then I have refrained from viewing porn, which makes this current streak the longest since I was first exposed to porn over a decade ago. – I still face temptation all the time. Its tough. It’s a daily battle. But it’s a battle that is winnable and the positive repercussions from beating this addiction are more than worth the fight. My life is proof.

A post shared by Austin Womack, MS, CSCS (@womack108) on

No Hay Más Artículos