Hace bien poco se desveló que Juan Carlos Ferrero había dejado de colaborar con el equipo de uno de los tenistas más prometedores del circuito ATP, el joven Alexander Zverev. Actualmente, el alemán se encuentra de gira norteamericana, tras disputar el torneo de Acapulco y estar a punto de debutar en el Masters 1000 de Indian Wells. Y al mismo tiempo que compite en las pistas californianas, el germano mantiene un peloteo dialéctico con el ex jugador español, un rifirrafe con pronóstico reservado que no debería beneficiarle en absoluto. 

Precisamente, encontrándose en México, Zverev dio origen a la contienda. Lo hizo como sus habituales primeros servicios, con furia a veces desmedida. “Tuvimos una pelea después del Open de Australia. Discutimos, algo que también hago con mi padre. Pero hubo un momento en el que fue muy irrespetuoso con todo el equipo y tuve que terminar la relación”, señalaba el alemán poco antes de caer eliminado en semifinales ante Juan Martín del Potro. 

Lejos de permitir un ace, Ferrero contraatacó con un gran resto: “Eso es justo lo que le pedía, respeto hacia el equipo. Entre otras cosas, le pedía que fuera un poco más puntual, que no estaba bien que todos los días llegara 20 o 30 minutos tarde a los entrenamientos, y que un poco más de disciplina le vendría muy bien”. El que fuera número 1 del mundo sentenció recordando lo que a él le habían enseñado, “trabajo, disciplina, humildad y respeto por los demás”. 

Ya en California, Zverev lanzaba otro derechazo al fondo de la pista. “Nunca he llegado tarde a un entrenamiento en toda mi vida, así que no sé muy bien qué decir. Yo no voy a decir nada malo sobre Ferrero. Si él quiere decirlo sobre mí es su decisión, pero no voy a entrar más en este juego”, indicó el alemán en Indian Wells. Curiosas declaraciones, estas últimas, viviendo de quien sacó en primer lugar… ¿Se lo devolverá el extenista español o habrá acabado el punto realmente? 

No Hay Más Artículos