La gira estadounidense de los Masters 1000 no le ha salido muy bien a Roger Federer. El suizo, a sus 36 años el número uno más viejo de la historia, quería hacer granero en las pistas rápidas americanas para volver a hibernar en la temporada de tierra y así descansar sus piernas para Wimbledon. La jugada le salió rana a Federer, porque la derrota en la final de Indian Wells ante Juan Martín del Potro entraba dentro de lo posible, pero la temprana eliminación en Miami ante el australiano Thanasi Kokkinakis no. Se trata de una de las grandes sorpresas de lo que va de temporada, y que le regala a Rafa Nadal el número uno de la ATP sin jugar.

Kokkinakis tiene 21 años y a pesar de su condición de promesa del muy tradicional tenis australiano sus únicos titulares destacables vinieron porque su paisano y colega de generación Nick Kyrgios le dijo a Stan Wawrinka que Kokki tenía un affair con la mujer del suizo. Las lesiones han lastrado al tenista oceánico, que apenas había jugado 5 torneos en 7 meses. “Cuando juego como sé que puedo, no creo que haya muchos jugadores que puedan aguantarme”, dijo Kokkinakis tras el partido. El caso es que ese “cuando” no es nada habitual, de ahí que la derrota de Federer haya causado tanta sorpresa. Más aún con una remontada tras perder el primer set. La fuerza mental del australiano sorprendió al suizo, cuyo servicio falló de manera tremenda en el segundo set y no pudo darle la puntilla a Kokkinakis en el tercero con dos bolas de break para ponerse 6-5 y saque.

“No me estaba sintiendo bien. No estaba sintiendo la pelota. No estaba funcionada nada en la manera en que me movía. Siempre que tenía alguna oportunidad, tomaba la decisión equivocada, y él tomaba la buena. Creo que estoy pagando el precio por tantas oportunidades perdidas“, reflexionó Roger Federer tras la derrota. El suizo alabó a Kokkinakis, con el que ha entrenado en alguna ocasión, y dijo estar “muy feliz” por el australiano. El caso es que Roger pierde su condición de número uno en el peor momento, justo antes de sus buenas semanas de vacaciones con la temporada de tierra y tras anunciar que no jugará Roland Garros por segunda temporada consecutiva.

Nadal vuelve a retomar el número uno a pesar de no poder jugar ni en Indian Wells ni en Miami por las molestias físicas que le han lastrado desde el arranque de temporada. Si el balear vuelve a su nivel habitual para la campaña en la arcilla europea, culminada con su cita preferida en París, puede volver a poner muy difícil a Roger Federer acabar como número uno. Mientras, Kokkinakis se medirá en tercera ronda de Miami a Fernando Verdasco, en un cuadro que acababa de perder a Novak Djokovic y en el que Del Potro vuelve a asomar como favorito para confirmarse como el más potente de los grandes favoritos en los últimos meses.

No Hay Más Artículos