Si tuviésemos que escoger un único nombre para referirnos a la gran decepción del 2018 en el circuito de la ATP, ese tendría que ser Novak Djokovic. Hay un cierto grupo de jugadores que están atravesando una temporada aciaga por una u otra razón (Stan Wawrinka, Kei Nishikori, Milos Raonic, Grigor Dimitrov, David Goffin…) pero el tenista serbio les vapulea con creces. El ex número 1 del mundo y ganador de doce Grand Slam acumula tantas victorias como derrotas y semejante panorama exige soluciones. Empezando, en su opinión, por un total lavado de cara en su staff técnico. 

Si el año pasado era Boris Becker el que ponía fin a su relación profesional con el balcánico, esta vez le ha tocado a los dos rostros visibles de su palco, el checo Radek Stepanek y el estadounidense André Agassi. El primero en abandonar la nave a la deriva capitaneada por Djokovic fue el norteamericano, hace unos días, decisión que explicó de la siguiente manera: “Traté de ayudar a Novak con las mejores intenciones, pero hubo demasiadas diferencias de criterio”. 

Las palabras de Andre Agassi calaron hondo en el país de Djokovic, recibiendo duras críticas por parte de su compatriota Radmilo Armenulic. El ex capitán del equipo serbio de Copa Davis lanzó un derechazo directo al cuerpo del americano en una entrevista, destacando que se había opuesto a su cooperación desde el primer momento. “Novak juega mejor que él desde el fondo de la pista y resta mejor. Entonces, ¿cómo podría ayudarle?”, sentenció Armenulic. 

Y entonces, en medio de este encuentro sin pronóstico entre el veterano serbio y la leyenda estadounidense, Djokovic reaparece con otra noticia relevante: el adiós de Radek Stepanek. El extenista checo, que se retiró de la competición en 2017, llevaba apenas unos meses dentro del cuerpo técnico del antiguo tirano de la ATP, pero los resultados en 2018 han sido nefastos: eliminado en octavos de final del Open de Australia, una de sus pistas fetiche, y en primera ronda tanto en Indian Wells como en Miami

El próximo 16 de abril está prevista su vuelta a la competición en el Masters 1000 de Montecarlo, el estreno de la gira de tierra batida, la superficie en la que empezaron sus problemas de la temporada pasada y que culminaron con su operación de codo. Y salvo que nombre a alguien en la próxima semana, Novak Djokovic acudirá a esta competición sin entrenador. 

No Hay Más Artículos