Rafa Nadal reapareció cuando España más necesitaba a su héroe. El tenista mallorquín, número 1 del mundo después de los acontecimientos en el Masters 1000 de Miami, regresó a las pistas tres meses después para demostrar quién es el más grande sobre tierra batida y superar al alemán Philipp Kohlschreiber en el segundo encuentro de la eliminatoria de Copa Davis entre España y Alemania. Nadal necesitó echar el resto porque antes Alexander Zverev había aniquilado por completo a David Ferrer, en lo que sería un aviso contundente para el equipo local. 

El tenista de Manacor llevaba sin competir desde el Open de Australia por aquellas fastidiosas molestias en la rodilla. Pero Nadal no sabe de inactividad cuando un partido se disputa sobre polvo de ladrillo. Pese a sus problemas iniciales con el servicio (exceso de dobles faltas), el balear arrinconó a un Kohlschreiber incapaz de sacar provecho de los peloteos desde el fondo de la pista. Así fueron cayendo los breaks para Nadal, uno tras otro durante los dos primeros sets, ambos decididos por 6-2. 

Con 2-0 arriba y un rival casi entregado, Nadal se permitió el lujo de cometer algún error impropio en el inicio de la tercera manga, aunque el jugador local lo resolvió rápidamente para deleite de la grada. El resultado final permite al mallorquín coger mucha moral de cara al encuentro del domingo, porque ese choque frente al joven de los hermanos Zverev será bastante más duro. 

Precisamente, el reciente finalista en Miami había dado buena cuenta de David Ferrer poco antes. El alemán está recuperando poco a poco su mejor nivel después del titubeante inicio de la temporada y se postula como la gran amenaza para España en esta eliminatoria. Zverev había señalado en las horas previas que todavía padecía los efectos del jet lag tras su regreso de América pero no hubo ni rastro de esa molestia: el número 4 de la ATP aplastó al valenciano y marcó con rojo en el calendario el duelo de dobles, que resultará decisivo. 

A priori, la pareja formada por Feliciano López y Marc López cuenta con un claro favoritismo sobre el dúo alemán Struff-Puetz, pero será la tierra batida la que dictará sentencia. El resto de eliminatorias de cuartos de final también se encuentran igualadas, pues tanto Italia y Francia como Croacia y Kazajistán empatan a 1

No Hay Más Artículos