La combinación de Rafa Nadal y la tierra batida suele ser sinónimo de victoria. Lo ha sido siempre. Y si la arcilla es en Montecarlo, como también sucede en Roland Garros, las probabilidades de triunfo se elevan hasta el máximo. Que se lo digan a Aljaz Bedene, el tenista británico que ha servido de almuerzo para el manacorí en su estreno en el Masters 1000 que se disputa en el Principado. El resultado final, 6-1 y 6-3, explica claramente que sólo hubo un jugador sobre la pista. 

Tras varios meses en el dique seco y con los dos partidos individuales de Copa Davis como calentamiento, Nadal ha confirmado que regresa a su superficie preferida para protagonizar unas próximas semanas cargadas de éxitos. El balear rompió el primer servicio de Bedene con soberbias derechas paralelas para marcar distancia. El set inicial era un monólogo y se jugaba a lo que Rafa quería, ya fuesen momentos de ataque o defensa. 

En la siguiente manga, el jugador británico equiparó la balanza durante los primeros juegos. Pero sus ilusiones (si es que existían), se evaporaron con el break de Nadal en el séptimo intercambio, momento en el que Bedene mostró bandera blanca para despedirse de Montecarlo. Tardará en hacerlo el balear, el auténtico tirano de la tierra batida y que en el Principado luce un abrumador balance de 64 victorias y 4 derrotas. Su próximo rival, ya en octavos, será el joven ruso Karen Khachanov.

En el resto de la jornada, destacar un nuevo triunfo de Novak Djokovic. El serbio no se paseó como en la primera ronda ante Lajovic, pero acabó derrotando a Borna Coric por 7-6 y 7-5. Como era de esperar, el croata exhibió su gran competitividad ante el ex número 1 mundial, como demuestran las diez bolas de partido que necesitó Djokovic para cerrar su pase. Es probable que su siguiente escollo le exprima todavía más: Dominic Thiem, uno de los más prometedores jóvenes sobre polvo de ladrillo. 

En cuanto al resto de españoles, progresó Roberto Bautista, verdugo de su compatriota Feliciano López. Sin embargo, fueron eliminados Albert Ramos (contra Philipp Kohlschreiber), Guillermo García-López (frente a Andreas Seppi) y Fernando Verdasco (ante Marin Cilic, segundo cabeza de serie). Bautista tendrá ahora un duro obstáculo en la figura de David Goffin

No Hay Más Artículos