Dominic Thiem ha puesto punto y final a la aventura de Novak Djokovic en el Masters 1000 de Montecarlo. Ambos jugadores han protagonizado un soberbio duelo, probablemente el más destacado de la jornada, en la que la diferencia de condición física ha inclinado la balanza en favor del austríaco, seis años más joven. En cualquier caso, el serbio debe llevarse en su mochila el buen rendimiento ofrecido hasta que el cuerpo le aguantó frente a una de las estrellas del mañana en la tierra batida. 

El jugador centroeuropeo luce esta etiqueta desde hace un par de temporadas, gracias a sus exhibiciones sobre arcilla que tantos títulos le han reportado. Consciente de que Djokovic estaba en la cuesta arriba, Thiem quiso abrir distancia desde el comienzo y rompió el saque del balcánico a la primera oportunidad. Pero Nole aterrizó en el Principado con la intención de que el torneo supusiera un punto de inflexión a su curso y así lo demostró devolviendo el break cuando su rival servía para ganar el primer set

Ese revés hizo daño a Thiem, que claudicó ante Djokovic en el posterior tie-break. Se adelantaba el serbio en el partido que podría haber significado su rampa de lanzamiento en este 2018… aunque enfrente estaba un chaval con mucho tenis que repartir. El austríaco sacó a relucir todo su repertorio a partir de ahí y la energía de Nole fue menguando poco a poco, hasta ceder cinco juegos consecutivos que confirmaron el duro 6-2 de la segunda manga. 

Thiem era consciente de que las fuerzas de Djokovic iban desapareciendo así que optó por acribillarle con misiles a ambos lados de la pista. El orgullo y el talento de Nole le mantuvieron en el encuentro durante los primeros intercambios del tercer set, pero cada vez le costaba más llegar a la bola, y ya no digamos devolverlas. Así pues, el choque se convirtió en una especie de cuenta atrás hasta que Thiem lo sentenciara: sucedió por un definitivo 6-3, que permiten al número 7 de la ATP citarse en cuartos con Rafa Nadal, que superó a Karen Khachanov sin apenas dificultades.

Tras la retirada por lesión de Milos Raonic, el segundo cabeza de serie Marin Cilic tendrá enfrente al renacido japonés Kei Nishikori. Grigor Dimitrov y David Goffin se medirán en otro atractivo enfrentamiento de la ronda de cuartos, en una reedición de la última final de la Copa Masters, mientras que Alexander Zverev se batirá con Richard Gasquet, primer tenista francés de la historia en alcanzar las 500 victorias en la ATP. 

No Hay Más Artículos