Sólo estando en la cabeza de Marc Márquez podríamos saber qué necesitaba más el piloto español: si lograr su primera victoria de la temporada en el Mundial de MotoGP, o que ésta llegase sin incidentes reseñables en la pista. Sea como fuere, ambas situaciones llegaron de la mano en el Gran Premio de las Américas, uno de sus circuitos preferidos, donde ha ganado las seis carreras disputadas de manera consecutiva. Márquez estrena su casillero de la temporada con una actuación dominante, que apaga un poco el fuego del reguero de polémicas que dejó tras de sí la crónica de sucesos de Gran Premio de Argentina.

El fin de semana prometía emociones fuertes porque Valentino Rossi estaba empeñado en demostrar que Marc Márquez era algo así como el diablo encima de una motocicleta, cada gesto, cada declaración, más incendiaria que la anterior. “Yo he tirado a cuatro pilotos en toda mi carrera, tú has tirado a cinco en sólo un gran premio”, resumió Il Dottore a quien quisiera escucharle. Puede que Marc Márquez acusara la presión o que los jueces de carrera la acusaran, porque en los entrenamientos para configurar la parrilla de salida del Gran Premio de las Américas, el piloto catalán volvió a ser sancionado por estorbar a Maverick Viñales, lo que le costó la pole position y le relegó a la cuarta posición de salida.

No importó esta vez, porque Marc Márquez enjugó la diferencia apenas en la primera vuelta de la carrera, superando a sus rivales y tomando la delantera para ya no volver a dejarla. Fue el tipo de dominación a la que tiene acostumbrada el campeón del mundo de MotoGP, y que cuando no encuentras le genera ese tipo de comportamientos excesivamente agresivos en la pista. Iannone y Maverick Viñales le escoltaron en el podio, mientras que Rossi se contentaba con la cuarta plaza, taponado por su compatriota. En la zona intrascendente, los viejos rivales de Il Dottore y del propio Márquez, unos Jorge Lorenzo y Dani Pedrosa que no salen de la mediocridad.

“Quería los menos adelantamientos posibles. Es la primera vez en MotoGP que lo hago. Quería una carrera tranquila, así no hay de qué hablar”, sentenció Márquez tras secarse el champán de la celebración, en la que dio una vuelta de honor al circuito de Austin en recuerdo del fallecido Nicky Hayden. El Mundial de MotoGP vuelve a empezar con la primera victoria del actual campeón. No será la última.

No Hay Más Artículos