El fichaje del año en el baloncesto europeo se va a producir en el tramo final de la temporada. El Real Madrid hará una incorporación de primer nivel que no es sino una recuperación: Sergio Llull regresará a las canchas el miércoles ocho meses después de romperse el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha.

La fatalidad para el jugador sucedía el 10 de agosto de 2017 durante uno de los encuentros preparatorios de la selección española de cara a un Eurobásket en el que logró la medalla de bronce y echó de menos al base. De la inminencia de su retorno se sabía por las redes sociales del baloncestista, que ha ido documentando su proceso de rehabilitación de forma cotidiana, aunque es ahora la prensa española la que confirma su aguardado retorno. 

Del entrenador Pablo Laso dependerá administrar los minutos del jugador de Mahón, aunque su concurso puede ser más urgente de lo deseado. En su estreno se encontrará con la eliminatoria de cuartos de final de la Euroliga empatada a una victoria entre Real Madrid y Panathinaikos. El ganador se decide al mejor partido de cinco partidos y este tercer duelo, clave para el desenlace, se jugará en la capital española. El horario del encuentro se adelantó a las 18:45 horas para no coincidir con el otro compromiso europeo que a más madridistas preocupará este miércoles en el mundo: la semifinal de Champions League entre los blancos y el Bayern de Múnich

Debutar ante los griegos sería todo lo contrario a un aterrizaje suave para Llull. Y es que para el conjunto heleno, uno de los más laureados de la competición con seis títulos de campeón continental, esta es su última oportunidad de volver a ganar la Euroliga. El presidente Dimitris Giannakopulos ha anunciado que, tras no ser aceptada su propuesta de sustitución de Jordi Bertomeu, responsable del torneo, retirará a su club para que compita en la Basketball Champions League, el torneo de la FIBA

Es en el torneo doméstico, la Liga ACB Endesa que el Real Madrid lidera con cinco triunfos de ventaja, donde el base podría ir recuperando paso a paso la competitividad que lo había convertido en uno de los jugadores más atractivos de Europa y que tenía a los scouts NBA rascándose la cabeza por su negativa reiterada a emprender la aventura americana. Ahora que Luka Doncic, este sí, prepara su salto a Estados Unidos, los merengues agradecerán tener otro jugador exterior capaz de manejar la bola, anotador en abundancia y, sobre todo, dispuesto a jugarse siempre el tiro decisivo. 

Sergio Llull al fin está listo y lo demuestra ya rompiéndole la cintura a sus compañeros en los entrenamientos. 

 

No Hay Más Artículos